123.000 fumadores en Navarra podrán beneficiarse de la financiación de medicamentos para dejar el ‘vicio’

Se trata de un programa del Gobierno de Navarra que se pone en marcha en octubre para facilitar un tratamiento por paciente y año
TABAQUISMO

El Gobierno de Navarra financiará los fármacos para dejar de fumar. La medida está dirigida a los más de 123.000 personas que fuman en Navarra (65.000 hombres y 58.000 mujeres).

El Departamento de Salud adopta esta decisión ante la constatación de que el tabaquismo es un problema de primera magnitud para la salud pública, la primera causa de mortalidad evitable y el factor y causa de enfermedades crónicas más frecuentes, cuyo consumo tiene importantes consecuencias personales económicas y sociales, ha explicado el consejero de Salud, Fernando Domínguez. El presupuesto anual de este programa, que comienza en octubre, es de 590.000 euros.

Se prevé financiar un único tratamiento por paciente y año, con una duración que varía según el medicamento de que se trate: vareniclina 12 semanas; bupropión 7-9 semanas, y parches de nicotina 12 semanas y posteriormente, a los dos años, se analizará el proyecto para sacar conclusiones. El objetivo es mejorar el éxito en el abandono tabáquico para alcanzar una tasa de éxito al año del 14-20 % frente al 8-11 % que se alcanza con la ayuda educativa para cambios de comportamiento.

Serán los médicos de Atención Primaria quienes prescribirán el fármaco que considere oportuno en cada caso, y antes de ello, deberán cumplimentar un formulario que habilitará su dispensación en farmacias. Los fármacos tendrán el copago correspondiente en función de los tramos de renta y del nuevo de sistema de copago que próximamente se va a establecer en Navarra.

Las nuevas medidas han sido presentadas en rueda de prensa por el consejero de Salud, la directora gerente del Instituto de Salud Pública y Laboral, María José Pérez, por el gerente de Atención Primaria, Javier Díez, y el subdirector de Farmacia, Antonio López.

Los fármacos que tienen aprobada la indicación de deshabituación tabáquica son los sustitutivos de la nicotina, el bupropión y la vareniclina, según ha indicado López, quien ha señalado que los tres han mostrado efectividad para dejar de fumar, sin que existan diferencias relevantes entre ellos respecto a sus resultados.

Entre los datos que han aportado han destacado el descenso de la población fumadora, pero han alertado de que entre la juventud el porcentaje de chicas duplica el de chicos (10,25 y 5,3%), lo que indica la aparición de una brecha de género en las edades más jóvenes que precisa de un estudio y conocimiento más profundo de los factores que inciden en este aspecto.

A menos renta, más tabaquismo
Las cifras de consumo de tabaco se reducen en todos los grupos socioeconómicos, pero más y de forma más rápida en los grupos de renta alta y media que en los de renta baja, lo que contribuye a generar mayores desigualdades en otros indicadores de salud, como enfermedades crónicas o muertes prematuras.

Según el registro de la Historia Clínica de Atención Primaria (ATENEA), en 2016 había un total de 25.616 personas fumadoras. De ellas, un 67% han recibido algún tipo de ayuda (consejo y/o actividad programada individual o grupal), es decir, dos de cada tres. De igual modo, se encuentran registradas 15.409 personas exfumadoras, de las que 9.390 han recibido algún tipo de ayuda.

En Navarra existe un programa de prevención del tabaquismo que incluye tres subprogramas: espacios sin humo, prevención al inicio y ayuda a dejar de fumar.

Estas acciones inciden en la idea de que dejar de fumar es posible y en los beneficios que supone, según los responsables de Salud que han apuntado que estudios recientes estiman que la esperanza de vida aumenta 9 años si se abandona el hábito antes de los 40 años, y 3 si se hace antes de los 60, además de mejorar la calidad de vida de la persona exfumadora y la salud de su entorno.

 

Secciones
#OrainPortada

Relacionado con