Alcanar-Barcelona-Cambrils (Un artículo de Cierzo Bardenero)

Firma: Cierzo Bardenero Tras dos días llenos de sobresaltos y una vez parece que ha finalizado la pesadilla que ha llenado de sangre las calles catalanas es hora de...
Chalet de Alcanar en donde se produjo la explosión. Foto: Diario de Tarragona
Chalet de Alcanar en donde se produjo la explosión. Foto: Diario de Tarragona

Firma: Cierzo Bardenero

Tras dos días llenos de sobresaltos y una vez parece que ha finalizado la pesadilla que ha llenado de sangre las calles catalanas es hora de analizar lo sucedido, aprender de los errores y modificar lo que haga falta a fin de que una matanza como la de Las Ramblas de Barcelona no vuelva a ocurrir.

Pese a que hay mucha confusión  en parte por culpa de informaciones falsas y bulos corriendo por las redes sociales y magnificados al ser reproducidos por los medios de comunicación de masas, parecen confirmarse una serie de sucesos que nos pueden dar una idea de la trama terrorista que ha finalizado con 14 civiles y 5 terroristas muertos y decenas de heridos de diversa consideración.

Esta cadena de acontecimientos sangrientos comenzó cuando, en la noche del 17, tuvo lugar en Alcanar una explosión dentro de una vivienda mientras un grupo de individuos manipulaban al menos dos docenas de bombonas de butano a fin de crear un explosivo con las mismas.

Ante la imposibilidad de explicar ante las autoridades dicha explosión y siendo evidente que la intención de la manipulación de las bombonas correspondían a los preparativos de un atentado, los implicados desaparecieron del lugar de los hechos y aceleraron los ataques que se sucedieron el día de ayer.

El ataque de las Ramblas de Barcelona, pese a ser el más mortífero también tiene todas las trazas de ser el ataque más improvisado ya que solo fue necesario una identificación robada a un familiar por parte del atacante y 60 euros para alquilar un vehículo con el que llevar a cabo el atentado con funestos resultados.

Sin embargo, pese a que solo hay un civil muerto en Cambrils (aparte del comando entero que fue abatido por las fuerzas de seguridad) es este el que debería preocuparnos más ya que el hecho de que los yihadistas llevasen cinturones explosivos hace pensar que el ataque de Cambrils podría ser la segunda parte del que se preparaba en Alcanar.

El que los cinturones no llevasen explosivos solo indica la precipitación en llevar a cabo el ataque por culpa del fallo de Alcanar, por lo que fiaron la suerte del atentado a que el pánico que infundiesen los cinturones derivase en estampidas y caídas por lo que ellos solo deberían rematar con cuchillos a los desafortunados que alcanzasen.

En relación al uso de explosivos cabe decir que células e individuos que dicen actuar en nombre del ISIS hace tiempo que están incorporando los mismos a sus ataques aunque en todos los casos hasta ahora de forma infructuosa.

En los meses previos hemos visto como un terrorista sembraba el caos en Paris al lanzarse con un coche con explosivo contra la policía y al día siguiente un hombre vestido con un cinturón explosivo sembraba el caos en una estación de Bruselas, aunque en ambos casos las bombas no estallaron.

El tipo de bomba que lleva el sello del ISIS es difícil de elaborar debido a la complejidad de la mezcla de sus componentes para una persona no adiestrada en su elaboración, lo que ha llevado a suponer que hay una o varias personas encargadas de su montaje o al menos que todos usan el mismo manual.

Los intentos hasta ahora de dar un salto cualitativo en ejercer el terror en Europa se han saldado hasta ahora con fracasos pero es cuestión de tiempo que los montadores de bombas acierten con la medida correcta o que lleguen a casa los voluntarios de la yihad en Oriente Medio adiestrados en la fabricación de explosivos para ser usados en combate o sembrar el terror entre civiles.

Cualquiera de las dos opciones tendrían un efecto dramático en las calles de Europa como lo están teniendo contra los sufridos civiles de Oriente Medio o en las líneas de frente contra los ejércitos sirio, iraquí, las milicias kurdas y las milicias supletorias de los citados ejércitos.

El hecho que diferentes fuentes hablen sin más de la explosión de bombonas de butano sin citar otros posibles componentes de la bomba y la afirmación de la policía de que los cinturones explosivos de Cambrils eran falsos, no permiten establecer si hay relación entre los ataques de ayer y los que se vienen sucediendo en el resto de Europa.

Secciones
#OrainOpinión#OrainPortada

Relacionado con