Archivan provisionalmente el “caso UAGN”: pese a haber “irregularidades”, no hay “estafa”

El llamado “caso UAGN” por el presunto fraude en el cobro de subvenciones por cursos que no se habrían realizado ha vivido este viernes un primer peldaño judicial. El juzgado...
Sede de la UAGN en Pamplona | Foto: Google Maps
Sede de la UAGN en Pamplona | Foto: Google Maps

El llamado “caso UAGN” por el presunto fraude en el cobro de subvenciones por cursos que no se habrían realizado ha vivido este viernes un primer peldaño judicial. El juzgado de instrucción número 1 de Pamplona ha dictado el archivo “provisional” de la causa porque, aunque asegura que se aprecian “irregularidades”, éstas  “no podrían constituir un delito de estafa, sino un delito de fraude”; y que la cuantía del mismo no habría superado los 80.000 euros.

El auto resuelve así, al menos provisionamente, el procedimiento que se inició hace aproximadamente un año, y que arrancó tras la denuncia de una trabajadora de UAGN. Una investigación llevada a cabo por la Guardia Civil encontró indicios de la supuesta falsificación de firmas de asistencia a cursos de formación, con el fin de cobrar ayudas públicas. Seis personas eran acusadas de un posible delito de fraude en la obtención de ayudas públicas y/o estafa, así como falsedad documental.

No hubo beneficio económico “personal”

El auto, frente al que se podrán interponer recurso de reforma o de apelación en los próximos días, basa el archivo de la causa en varias cuestiones formales. En primer lugar, porque se descarta “maquinación fraudulenta con el único fin de causar engaño al Gobierno de Navarra y así obtener un enriquecimiento injusto”. En segundo lugar, porque “no consta ningún elemento indiciario que permita afirmar que los responsables, hasta ahora investigados, hayan obtenido un beneficio económico personal en esta gestión”.

El auto ve como “acreditado que los cursos de formación no eran parte de un proyecto inventado o ficticio”, y señala que “se ejecutaban tal y como ha quedado probado”. Una frase que documentos recientemente conocidos echan por tierra, al haber constancia de varios cursos que no se llegaron a celebrar pero cuyos gastos sí se presentaron para el cobro de subvenciones.

No sería estafa, sino “fraude”

Reconoce el auto que se aprecian “irregularidades”, pero establece que no se trataría de un delito de estafa, sino un presunto delito de fraude. Y, en ese caso, no se alcanzaría la cantidad mínima para ser considerada objeto de fraude según la Ley vigente en aquellos años: 80.000 euros. Por lo tanto, escribe la juez, los hechos “no tienen la entidad suficiente para considerarlo un fraude en la obtención de fondos públicos”.

El auto también considera acreditada la separación “estructural” de UAGN en dos mitades: una parte política y una parte técnica. En ese sentido, afirma que Félix Barian (presidente), David Lezaun (secretario) o Miren Sanz (vicepresidenta) han evidenciado “carecer de competencia alguna sobre las actividades de formación”. Por ello, dice la sentencia, “no es posible exigir a los miembros de la Junta una responsabilidad penal”. Recoge en ese sentido el auto que “llevaron a cabo acciones para devolver el importe recibido y evitar a futuro incidencias similares”.

Respecto a Rural Imagen 2006, empresa creada por UAGN y Fundagro, y que emitía facturas de servicios de comunicación y publicidad, el auto del Juzgado de Instrucción nº 1 afirma que el estudio de sus cuentas “descarta indicios de ilegalidad”.

Con todo lo señalado, la jueza dicta el sobreseimiento provisional y el archivo de la causa al “no resultar debidamente justificada la perpetración del delito que ha dado motivo a la causa”, quedando pendiente de posibles recursos.

Secciones
#OrainPortada#OrainSociedad

Relacionado con