El ayuntamiento de Sangüesa apoya a Antonio Aretxabala tras ser despedido por la Universidad de Navarra

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Sangüesa/Zangoza, en su reunión de este viernes, decidió mostrar públicamente su apoyo al geólogo Antonio Aretxabala, después de haber sido despedido por...
Antonio Aretxabala, durante la entrevista concedida a este medio tras su despido | Foto: Navarra Orain
Antonio Aretxabala, durante la entrevista concedida a este medio tras su despido | Foto: Navarra Orain

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Sangüesa/Zangoza, en su reunión de este viernes, decidió mostrar públicamente su apoyo al geólogo Antonio Aretxabala, después de haber sido despedido por la Universidad de Navarra. El consistorio sangüesino muestra así su respaldo a la versión de Aretxabala, en la polémica generada tras la rescisión del contrato que le unía a la institución universitaria.

Cabe recordar que Antonio Aretxabala firmó el informe encargado por el Ayuntamiento de Sangüesa a la Universidad de Navarra, sobre las obras del recrecimiento del pantano de Yesa. Un informe “que, a la postre, le ha supuesto el despido”, afirma literalmente la resolución aprobada por el consistorio de Zangoza.

La polémica y sus versiones
El despido de Antonio Aretxabala como profesor de la Universidad de Navarra se produjo en octubre del año pasado, pero no fue hasta enero cuando la consejera Beaumont relacionó dicho despido con “presiones” tras los informes firmados por Aretxabala sobre Yesa. El propio Aretxabala lo confirmó en una entrevista con Navarra Orain, que puedes ver aquí. La Universidad de Navarra replicó a las palabras del exprofesor con una carta firmada por el director de la Escuela de Arquitectura, Miguel Ángel Alonso del Val, en la que afirmaba que los motivos habían sido organizativos y económicos, “como sabe el interesado”.

Aretxabala, por su parte, replicó en su blog, asegurando que la propia Universidad le ofreció “dinero por asumir que el despido tenía motivos económicos”, algo que rechazó. Finalmente, la propia Universidad reconoció ante un tribunal laboral que el despido había sido improcedente, por lo que el argumento de Alonso del Val carecía de peso tras la resolución judicial. Además, Aretxabala aseguró que las presiones y “amenazas” comenzaron justo después de comparecer en el Parlamento, precisamente para dar cuenta del informe solicitado por el ayuntamiento de Sangüesa.

La resolución aprobada este viernes por el consistorio, y los términos en los que está redactada, deja claro con quién se posiciona el Ayuntamiento sangüesino en esta polémica.

Secciones
#OrainSociedad

Relacionado con