El banco de ADN puesto en marcha por el Gobierno ha permitido identificar a siete víctimas de la represión franquista

El Banco de ADN puesto en marcha por el Gobierno de Navarra, a través de la dirección general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos por medio de un encargo...
Republica

El Banco de ADN puesto en marcha por el Gobierno de Navarra, a través de la dirección general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos por medio de un encargo a la empresa pública Nasertic, ha permitido la identificación de 7 nuevas víctimas de la represión franquista en Navarra. En total, 119 familias han aportado muestras de ADN al Banco, con el objetivo de poder identificar a su familiar.

Por otro lado, son 21 las víctimas de la violencia del 36 que tras ser recuperadas en el marco del Programa de Exhumaciones de Gobierno de Navarra, han podido ser identificadas. Se trata de dos pilares fundamentales de las políticas de Gobierno de Navarra en materia de Derechos Humanos y que están dando respuesta a los requerimientos que la ONU hace a las administraciones públicas en lo que a desapariciones forzadas se refiere, según ha informado el Ejecutivo en una nota.

En las últimas semanas, la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno de Navarra ha coordinado con éxito la labor de identificación de siete personas relacionadas con las localidades de Buñuel y Azagra y con la sima de Otsoportillo, que fueron asesinadas como consecuencia del golpe militar de 1936.

En el caso de Buñuel, los identificados son Gregorio Almingol, Avelino Arriazu y Marcos Cerdán. La colaboración con Olga Alcega, ex-presidenta de AFFNA36, ha permitido localizar a familiares de un grupo de personas de Buñuel que había sido exhumado en la localidad aragonesa de Magallón. Este grupo formaba parte de la saca que el 26 de agosto de 1936 sembró el terror en la localidad navarra. En 2009, familiares de los asesinados promovieron una exhumación que no pudo culminar el proceso de identificación.

En 2017, el laboratorio de la empresa pública Nasertic, que gestiona el Banco de ADN de Navarra, procedió al análisis genético de los restos óseos y a su contraste con las muestras de ADN de los familiares que han podido ser localizados.

En el caso de Otsaportillo, en el mes de octubre se llevó a cabo una nueva exhumación que permitió recuperar dos cuerpos por debajo del estrato de escombro que se había arrojado al interior de la cavidad. El análisis genético ha demostrado que se trata de Víctor Urquijo y Miguel Vergara. Además, también en Otsaportillo, se ha podido identificar a José Úbeda Sánchez, cuyos restos fueron exhumados en 2016.

Por último, la séptima víctima identificada está relacionada con la fuga de presos del penal de San Cristóbal, en el monte Ezkaba, en mayo de 1938. Tras la exhumación el pasado mes de junio de los restos de cinco presos asesinados en Urtasun, se ha identificado gracias al ADN del vecino de Azagra, Andrés Zudaire. En este caso, a la identificación ha contribuido el hecho de que los familiares contaran con un testimonio fiable que afirmaba que el preso fugado había sido enterrado en el cementerio de esta localidad del valle de Esteribar.

Secciones
#OrainPolítica#OrainPortada#OrainSociedad

Relacionado con