Bildu considera que ha habido solapamiento de pagos y subvenciones en el ‘caso Ultzama’

Adolfo Araiz denuncia que ha habido una facturacion cruzada entre Bioenergía, Ayuntamiento y Levenger
ULZAMA BIOGAS | El presidente Miguel Sanz, en la inauguración junto a Patxi Pérez, Begoña Sanzberro y Fernando Roig
ULZAMA BIOGAS | El presidente Miguel Sanz, en la inauguración junto a Patxi Pérez, Begoña Sanzberro y Fernando Roig

El portavoz parlamentario de EH Bildu, Adolfo Araiz, ha considerado que ha habido un “solapamiento de pagos y subvenciones en torno a los 400.000 euros” en torno a la planta de biometanización de Ultzama, lo que “sería una utilización perversa del dinero público”, ha afirmado.

En una rueda de prensa celebrada este martes, Araiz ha dado a conocer los nuevos datos que dispone la coalición respecto a esta infraestructuras que va a motivar nuevas peticiones de información en la comisión de investigación que se desarrolla en el Parlamento de Navarra. Araiz ha asegurado que “hay mucho que investigar todavía” y ha pedido a UPN “que se calle” cuando pide que se cierre la comisión parlamentaria.

El portavoz de EH Bildu ha explicado que, según su información, se ha producido una “facturación cruzada” por la cual “Bioenergía pagaba al Ayuntamiento, el Ayuntamiento pagaba a Levenger” y esta empresa “le devolvía el dinero a Bioenergía mediante otra factura”. Facturas que “se contabilizaron por Bioenergía no como el pago de una inversión” sino “como un aprovisionamiento”, ha apuntado.

Una información que “nos genera una serie de dudas”, ha señalado Araiz que se ha preguntado “por qué esta recuperación del dinero pagado por el ayuntamiento” y “por qué no se facturaba por la totalidad”. Por este motivo, la coalición solicitará a Hacienda y a las empresas relacionadas con la planta de Ultzama las facturas que se hayan cruzado entre 2008 y 2014 “para ver si se repiten estas actuaciones”.

“Tenemos la sospecha de que en el Ayuntamiento de Ultzama, entre los años 2007 y 2008, se colaboró y pudo haber estado trabajando para que un entramado de varias empresas privadas cobrara una subvención que de otra manera no les habría correspondido”, ha destacado Araiz que ha considerado que “se organizó un sistema de cobro de subvenciones para conseguir de la Administración cobrar dos subvenciones de una misma obra”.

Igualmente, ha indicado que “antes de la autorización y formalización de la cesión ya se emitían facturas por parte de Bioenergía”, empresa adjudicataria de la planta de Ultzama. Una circunstancia que el portavoz de EH Bildu ha unido al hecho de que, según el informe de la Cámara de Comptos, “en el proyecto redactado en octubre de 2007 se incluían unos esquemas técnicos de la empresa que resultaría adjudicataria, Levenger”.

Asimismo, la formación ha tenido acceso a una factura de 27.500 euros emitida por Levenger a Bioenergía Ultzama en 2009 por “asesoramiento técnico en la preparación de proyectos para la empresa Ayerdi Ingenieros, S.L.”, cuando “la adjudicación se produce a finales del 2008”. Para Araiz, si se confirma que “Levenger asesoró técnicamente a Ayerdi Ingenieros, y que de ahí dejara sus huellas en el proyecto, y luego acabara siendo adjudicataria” sería “una ilegalidad”.

Por otro lado, el portavoz de EH Bildu ha explicado que, según la información de la que dispone, la cesión de Levenger de la gestión de la planta de Ultzama a Bioenergía “no es gratuita” tal y como “se dice expresamente” en la escritura ya que “el mismo día que se firmó, “Levenger emite una factura contra Bioenergía Ultzama” por la cesión de esta adjudicación. Algo que podría ser constitutivo de un delito de administración desleal, según Araiz.

Secciones
#OrainPolítica#OrainPortada

Relacionado con