De cuando Navarra decidió, unilateralmente, no pagar al Estado 1.500 millones de euros

Yolanda Barcina (UPN) aseguró haber tomado la decisión para garantizar la liquidez de la Comunidad Foral
Yolanda Barcina con Cristóbal Montoro, en julio de 2014 | Foto: navarra.es
Yolanda Barcina con Cristóbal Montoro, en julio de 2014 | Foto: navarra.es

UPN y Partido Popular han sido las formaciones más críticas con el Gobierno presidido por Uxue Barkos, tras anunciar el consejero Aranburu que se pagarían 93 millones de euros menos de los que exigía el Estado en el último trimestre. La decisión del ejecutivo navarro, en palabras de ambos partidos, es “peligrosa” por “unilateral”, término este último que fue empleado por el Secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya. El motivo esgrimido por Mikel Aranburu es el de la falta de negociación del Convenio, por incomparecencia del Estado, con un Gobierno en funciones durante casi un año. Navarra no podía asumir ser el pagano de esa incomparecencia, que también, siendo puristas, podría definirse como unilateral.

El resultado de todo ello es que Navarra ha aportado, en el conjunto del año 2016, un total de 519 millones de euros, frente a los 613 que exigiría el Ministerio de Hacienda. Es decir, se ha dejado de pagar un 15% de lo que Madrid esperaba. Hubo años, sin embargo, donde Navarra, unilateralmente, dejó de pagar el 100% de lo que Madrid esperaba. Fue en concepto de IVA, entre 2007 y 2011. Entonces, UPN estaba en el Gobierno de Navarra; y el PP estaba en el ejecutivo central cuando se dio una solución a este caso, en un acuerdo cuyos términos concretos resultaron difusos a ojos de la opinión pública.

El origen del problema: el IVA de Volkswagen

Chapistería en VW Navarra en Landaben

Chapistería en VW Navarra en Landaben

El conflicto se centraba en las devoluciones de IVA durante el quinquenio 2007-2011 que se realizaron por parte de la Agencia Tributaria a Volkswagen. Las devoluciones fueron reclamadas después a la Hacienda Foral de Navarra.

¿Qué pasaba con aquel IVA? El catedrático de Derecho Tributario de la UPNA, Fernando de la Hucha, lo explicaba así en una entrevista en enero de 2015:

“Volkswagen Navarra dependía al 100% de Seat, y Seat de Volkswagen Alemania, y VAESA fue una sociedad que cuelga por ahí que también dependía al 100% de Seat. El mecanismo es el siguiente. Con los coches que exportaban, y el Polo debía exportar más del 90% en los mejores años, en vez de mandarlos a la matriz alemana, hacían lo siguiente: se los vendían a VAESA, que actuaba como intermediaria, y esta a su vez a Seat con unos márgenes ridículos. Y Seat se los vendía a Volkswagen Alemania. De esta manera, el coche salía por Barcelona [sede de VAESA], por lo que el Estado era el que devolvía a Seat el IVA soportado en las exportaciones, porque los coches debían salir limpios de IVA”.

Preguntado por el beneficio que Navarra obtenía de esta operación de ingeniería financiera, De la Hucha respondía:

“(La Hacienda Foral) cobraba de los proveedores de Volkswagen Navarra, pero no devolvía por las exportaciones. Incluso en el mercado interior, en cualquier sitio de España, también era VAESA la que vendía oficialmente el coche. Y por todo esto el Estado considera a VAESA una compañía ficticia, que solo servía para que Navarra no devolviera el IVA”.

El papel de la Hacienda foral

Resulta complicado pensar que la Hacienda Navarra desconociera, en aquellos años, cómo se realizaban esas operaciones, pero no las denunció ni cuestionó en ningún momento. De la Hucha, en la entrevista antes citaba, aseguraba: el peor defensor del Convenio Económico es quien lo utiliza mal”, en lo que parece una referencia al Gobierno navarro de aquel momento.

El mencionado sistema solamente se modificó en 2012, tras cuestionarlo la Agencia Tributaria y denunciarlo algunos medios de comunicación y UPYD en la Audiencia Nacional. Se hablaba entonces de 1.700 millones de euros. En mayo de 2012, Navarra y el Estado realizaron ya una modificación del convenio, por el que la Hacienda Foral asumiría 25 millones de euros al año del IVA de Volkswagen. ¿Sería suficiente?

Barcina y Montoro, reunidos en 2012 | Foto: navarra.es

Barcina y Montoro, reunidos en 2012 | Foto: navarra.es

El problema quedó en un impass, con los responsables del gobierno foral anunciando que todo acabaría en agua de borrajas. En julio de 2012, el Gobierno central se negó a informar sobre el asunto en el Congreso de los Diputados, excusándose en el carácter de “información reservada” de lo que se le pedía. Con UPN en el Gobierno de Navarra, y el PP en Moncloa, las relaciones entre ambas formaciones parecían augurar que, en efecto, la cuestión sería superada.

El conflicto estalla en 2014

Pero, en 2014, la Agencia Tributaria reclamó a la Hacienda Navarra que pagase las devoluciones del IVA que se habían abonado a Volkswagen. Eran un total de 1.513 millones de euros, cantidad reducida después a 800 millones, sin que se explicasen los motivos de esa rebaja.

El Gobierno foral, de UPN, se negó a pagar dicha cantidad al Estado, de manera unilateral. La decisión venía motivada, oficialmente, por la necesidad de garantizar la liquidez y viabilidad económica de la Comunidad Foral. En septiembre de aquel año, Yolanda Barcina se reunió con el ministro Cristóbal Montoro en un encuentro que la presidenta calificó como “tenso”. Desde Madrid se había amenazado con un recurso ante el Tribunal Supremo, en un gesto que UPN, en palabras de García Adanero, también criticó por su unilateralidad.

La oposición tenía sus dudas sobre lo ocurrido. Manu Ayerdi, de Geroa Bai, criticaba que UPN hubiera asegurado que la cuestión estaba solucionada antes de que realmente lo estuviera. “Durante tres años había transmitido un mensaje de tranquilidad de que esto estaba controlado y encaminado con su socio y nos encontramos con que su socio planta un recurso”, decía el hoy vicepresidente foral. José Miguel Nuin, de Izquierda-Ezkerra, iba más allá en aquel momento, y consideraba que el litigio le parecía “una puesta en escena entre el PP y UPN para que dentro de unas semanas el Estado retire el recurso y aparezca Barcina como abanderada de Navarra”.

Una resolución con poca luz y falta de taquígrafos

En efecto: Madrid y el gobierno foral de UPN rubricaron un acuerdo en enero de 2015, apenas cuatro meses antes de las elecciones forales. Supuso una modificación del articulado del Convenio Económico, que UPN presentó como totalmente ventajosa para Navarra. En la rueda de prensa posterior al acuerdo, Montoro consideró que aquel problema era “heredado”, tanto por él como por la presidenta Barcina, poniendo el foco con dicho comentario en los gobiernos anteriores presididos por Miguel Sanz.

Otra reunión entre la presidenta Barcina y el ministro Montoro, en 2013 | Foto: navarra.es

Otra reunión entre la presidenta Barcina y el ministro Montoro, en 2013 | Foto: navarra.es

El Partido Popular en Navarra aseguró que era una muestra del compromiso del Gobierno central con la Comunidad, mientras que la oposición pidió conocer los términos concretos del acuerdo y la literalidad de las modificaciones del Convenio. Y es que Montoro había asegurado, literalmente: “Se evita el reconocimiento de esa deuda a través de un cambio legal”.¿Qué cambiaba en la Ley?, se preguntaban algunos grupos políticos y expertos en la materia. Y, sobre todo, ¿por qué el Gobierno central aceptaba la condonación de la deuda si no era porque de ese cambio legal obtenía algún tipo de ventaja?

Curiosamente, el recurso en el Supremo sí se presentó, pese al acuerdo firmado entre ambos gobiernos, y solo fue retirado con posterioridad, en diciembre de 2015, apenas dos días antes de las elecciones generales del 20-D.

El conflicto del IVA retrasó las negociaciones

El  acuerdo se produjo en las fechas en las que tenía que haberse negociado el llamado “año base” del convenio para el periodo 2015-2019. El “año base” es la cantidad a pagar por Navarra, según el artículo 63.2 de la Ley del Convenio Económico, en caso de que no sea posible fijar una cantidad. El ingreso se efectuará entonces, dice la Ley, “con arreglo a la última aportación líquida provisional fijada” por ambas Administraciones. En este caso, la vigente en la actualidad corresponde al año 2012. En 2015, fue la cercanía de las elecciones forales la que paralizó la negociación entre Navarra y el Estado. Después, la situación política en España y su gobierno en funciones hizo que la interinidad se prolongase.

Aquella decisión unilateral del Gobierno de UPN de no pagar lo que le reclamaba la Agencia Tributaria permitió que Navarra no tuviera que ser económicamente “rescatada” por el Estado. Fue una decisión que UPN justificó, y a día de hoy justifica, y que vista con la perspectiva del tiempo logró sus objetivos. También se puede señalar que dicha decisió supuso dos cambios en el convenio y cambios en el calendario de la negociación. Y que ese calendario, marcado después por la interinidad del Gobierno de Rajoy, ha ido complicándose , hasta llegar al momento actual y la decisión de otro gobierno.

Secciones
#OrainPolítica#OrainPortada

Relacionado con