El Defensor del Pueblo cuestiona los argumentos de UPN de la Cendea de Zizur para salir de la Zona Mixta

Considera, además, que los ayuntamientos que quieren integrarse en la Zona Mixta respetan la Ley del Vascuence
COMPTOS | Euskera zona mixta vs no vascofona

El paso dado por la mayoría municipal de UPN en la Cendea de Zizur para solicitar su salida de la zona mixta implica “un menor reconocimiento legal de los derechos” de sus habitantes y la “negación de derechos que tenían reconocidos” desde la promulgación de la Ley del Vascuence, en 1986.

Esa es la conclusión del Defensor del Pueblo en un informe de 72 páginas (puedes leerlo en este enlace) elaborado a petición del Parlamento de Navarra tras el reciente acuerdo municipal impulsado por la mayoría regionalista en el ayuntamiento de la Cendea de Zizur.

En el informe, además, se rechaza que un ayuntamiento esgrima las “cargas y obligaciones” que supone su inclusión en la zona mixta para solicitar su paso a la no vascófona. 

El Defensor recuerda los “deberes mínimos” de un ayuntamiento son “reconocer el euskera como patrimonio público, protegerlo y fomentarlo” con los instrumentos que consideren, y que en ello gozan “de un amplio margen de autonomía y discrecionalidad”.

Es más, recalca que el decreto de 2003 que regula el uso del vascuence en las administraciones públicas solo obliga a confeccionar y entregar impresos de uso público en formato bilingüe a petición del interesado.

El Defensor del Pueblo añade en sus conclusiones que la iniciativa de UPN se alejaría de los objetivos de reconocimiento del euskera como “patrimonio” o “riqueza cultural” reconocidos en la Ley del Vascuence de 1986 y recuerda que los ayuntamientos “expresan una voluntad política” pero es Parlamento de Navarra el “único poder público al que corresponde determinar el ámbito del régimen legal del euskera y sus efectos sobre los ciudadanos”.

Sí a las integraciones en Zona Mixta

El informe elaborado por el Defensor del Pueblo a propósito de la maniobra impulsada por UPN en la Cendea de Zizur va más allá y avala el paso contrario dado por algunos ayuntamientos navarros que han solicitado abandonar la zona no vascófona para pasar a la zona mixta.

Así, explica, esa solicitud cumple los objetivos de la Constitución española, la Ley del Vascuence aprobada por el Parlamento de Navarra en 1986 que expresaron la voluntad parlamentaria de “respetar, proteger, recuperar, desarrollar y fomentar el uso del euskera” como “patrimonio cultural de Navarra”.

Además, la solicitud de integración en la Zona Mixta, señala el informe, se ajustaría a la Carta Europea de Lenguas Minoritarias.

Razones “estrictamente sociolingüísticas”

El Defensor del Pueblo añade que una decisión como la aprobada por los concejales de UPN en la Cendea de Zizur debe estar apoyada en razones “estrictamente sociolingüísticas”.

Ese sentido, explica, para ajustarse a la Ley del Vascuence la demanda debería sostenerse en datos que acrediten que “no existen en ese término de forma indudable y científica gru­pos humanos, poblaciones o entidades que conozcan o usen el euskera desde hace un prolongado período de tiempo.

Y no solo eso; debe constatarse la voluntad prácticamente unánime o muy mayoritaria de la población de no recuperar el uso del euskera, manifestada de forma directa o a través de sus representantes”.

En el caso de la Cendea de Zizur, siete de los ocho concejos que la componen se han mostrado en contra del acuerdo aprobado y además, más de 600 vecinos han firmado un documento en contra de la salida de la Cendea de la Zona Mixta.

El Parlamento de Navarra pidió al Defensor que analizara si la peticiones como la impulsada por UPN en la Cendea de Zizur cumplen la Ley del Vascuence y la Carta Europea de Lenguas Minoritarias y si ese tipo de demandas respetan los “actuales derechos lingüísticos de su ciudadanía”.

Secciones
#OrainPolítica#OrainPortada

Relacionado con