Dos goles de Sergio León reactivan el capital emocional de Osasuna y alientan el sueño del milagro

Tras el triunfo de Mendizorrotza, los rojos suman en la jornada 31 de Liga una primera victoria en casa que acaba volviendo 'loco' a El Sadar
OSASUNA LEGANÉS |Sergio León marca un gol

Es probable que el segundo gol de Sergio León al Leganés haya sido imaginado más de una vez por quienes diseñaron la plantilla para esta temporada. Incluso es posible que esos mismos, incluso quienes han pasado de forma fugaz por el banquillo de Osasuna, hayan fantaseado desde agosto con una jugada similar. Un saque de puerta, una prolongación en tres cuartos de campo y el mano a mano con el portero rival de un delantero que tiene los tres palos entre ceja y ceja.

Del mismo modo, más de uno al salir de El Sadar se habrá preguntado porqué este Osasuna, que vive de los 10 goles que el cordobés lleva anotados, no ha sido capaz de sacarle más partido a una acción tan básica como eficaz cuando quien la culmina es un especialista. Porque sólo a especialistas está reservado un remate como el que le coloca a Herrerín para hace darle la vuelta al marcador…

Ha sido la forma en la que el pichichi del equipo ha respondido a los tres días en los que se ha visto bajo los focos tras la filtración de una cláusula de rescisión (2.5 millones de euros en caso de descenso a Segunda) que se va a convertir en un martirio para quien la negoció y, sobre todo, para quien se la firmó.

Lo que deja la victoria

En todo caso, la primera victoria de la temporada en El Sadar, deja cosas pensando en el futuro.

Para empezar, algo que no es nuevo: las enormes carencias en la fase defensiva y los no menos importantes problemas del grupo para ejecutar una defensa en zona. El dominio del Leganés, sobre todo en el segundo tiempo, vivió de un desajuste para el que Vasi no parece tener remedio.

El gol, de Siovas, llegó en la que acertaron; pero tener, por desajustes imperdonables, tuvieron media docena más. En una de ellas, por cierto, Sirigu respondió de forma brillante.

Pero al margen de eso que lastra toda la temporada, del 2-1 al Leganés queda el regusto de un lateral derecho, Aitor Buñuel, al que todo lo que sufra de aquí al final de la Liga, si lo juega, le va a venir de perlas a partir de agosto. Queda la sensación de que Olavide ha iniciado un proceso de reinvención para evolucionar a un jugador ‘perfil Osasuna‘. Queda que Fausto va a camino de ser uno de los jefes del vestuario la próxima campaña. También, que Kodro está llamado a ser el delantero de ese mismo grupo.

Y, por supuesto, queda que Alex Berenguer será la próxima temporada jugador de Primera división porque tiene, como ocurre en el caso de Sergio León, algo que le convierte en diferente cuando pisa los últimos 25 metros de campo y, en su caso, encara al rival.

Pero si algo queda del primer triunfo de la temporada en casa, cuando ya estamos en el noveno mes de competición, es la reactivación del capital emocional que, a pesar de resultados y convulsiones, sigue atesorando el club. Pocas cosas más rentables y que requieran menos inversión tienen a su alcance quienes gestionan Osasuna.

El resumen del partido:

 

Ficha del partido

Osasuna (2): Sirigu; Oier, David García, Fuentes; Aitor Buñuel, Fausto (Causic, m. 62), Olavide (Roberto Torres, m. 72); Rivière (Alex Berenguer, m. 45), Sergio León y Kenan.
Leganés (1): Iago Herrerín; Tito, Mantovani, Siovas, Diego Rico (El Zhar, m. 75); Samu García, Rubén Pérez, Erik Morán, Szymanowski (Machís, m. 68); Gabriel y Guerrero (Luciano, m. 66).
Árbitro: Daniel Ocón Arraiz (Comité riojano). Amonestó a Fausto, Olavide y Causic. Por el Leganés vieron tarjeta Tito, Gabriel, Rico y Erik Morán.
Goles:
0-1 (m. 16): Siovas.
1-1 (m. 36): Sergio León.
2-1 (m. 71): Sergio León.
Incidencias: 14.421 espectadores en El Sadar (76,87% del aforo).

 

Secciones
#OrainOsasuna#OrainPortada

Relacionado con