Europa, “desmembrada” por el nacionalismo: así quedaría el mapa

Es una ficción creada por un arquitecto y diseñador, Theo Deutinger, por puro divertimento y para explicar que las fronteras no son algo fijo e inamovible. Pero el resultado...
mapanacionalismosok

frasenacionalismosEs una ficción creada por un arquitecto y diseñador, Theo Deutinger, por puro divertimento y para explicar que las fronteras no son algo fijo e inamovible. Pero el resultado invita a la reflexión. En la Península, Catalunya se independiza sola, sin los Paissos Catalans… y sin el Val d’Aran, que emite pasaportes propios. Y Euskalherria, llamada por el autor Basque Country (Nación Vasca) tiene sus fronteras. Eso sí, en la unión de País Vasco y Navarra el creador no se atreve a asignar una capital. Le falta valor… o nos conoce demasiado bien.

Pero no es el único cambio: Andalucía se ha convertido en un estado; La Rioja, independizada; las dos Castillas, fusionadas… eso sí, perdiendo León… Un desmadre de proporciones considerables, donde el llegar desde Pamplona a Salou supondría cruzar tres países y donde serían necesarios hasta 7 pasaportes para hacer el Camino de Santiago.

La fragmentación del Reino Unido
Lo cierto es que, para cualquier conocedor de la Historia, el mapa sorprende. Ni León tiene un movimiento nacionalista tan fuerte como para lograr esa reivindicación territorial, ni jamás oímos hablar del nacionalismo riojano o murciano. Sorprende que Portugal, variadísima de norte a sur, no tenga una sola división. Pero realmente es una mínima sorpresa viendo otras de las propuestas que hace Theo Deutinger en otras latitudes de Europa.

La propuesta para el Reino Unido resulta asombrosa. La isla de Gran Bretaña está dividida en Inglaterra, Escocia, el antiguo reino de Mercia, Gales, la Isla de Man, Devon…y así hasta una decena de países. No sabemos si, para sumar aún más al caos, cada nación decidiría si conduce por la izquierda o por la derecha.

Irlanda, curiosamente, consigue por fin una isla unificada, un auténtico oasis de territorialidad en medio de la enorme divisón imperante.

También se unifican en un país los lapones, que actualmente se encuentran divididos entre Noruega, Rusia, Suecia y Finlandia. El nuevo estado nórdico se llamará Sápmi. Ah, y muy atentos también a Jämtland, que no es ningún nuevo modelo de silla de Ikea, sino una provincia que se convierte en país. Suecia desaparece para que nazca un país, Escania, que por aquí nos suena a marca de autobuses.

Y sí: la división también aumenta entre las repúblicas bálticas. Por ejemplo, surgen nuevos países escindidos de Lituania y Letonia. El avispero de los Balcanes suma más celdillas.

 

 

 

La gran duda que podías tener es qué pasa con Andorra. Pues… nada. Que sigue igual. Imaginamos que podría participar en Eurovisión, aunque está claro que serían necesarias muchas eliminatorias previas para que la gala final fuese medianamente soportable.

mapanacionalismos

Secciones
#OrainAsombrario

Relacionado con