El Gobierno propone a los sindicatos la aprobación de una OPE en 2017 para 566 plazas

El Gobierno de Navarra ha presentado este mediodía en la Mesa General de la Función Pública una propuesta de oferta pública de empleo para 2017 de 566 plazas, una...
La consejera María Jose Beaumont.
La consejera María Jose Beaumont.

El Gobierno de Navarra ha presentado este mediodía en la Mesa General de la Función Pública una propuesta de oferta pública de empleo para 2017 de 566 plazas, una vez acordada con el Gobierno central la tasa de reposición máxima aplicable en función de la normativa básica de aplicación.

En una reunión de trabajo que ha estado presidida por la consejera de Función Pública del Gobierno foral, María José Beaumont, y la consejera de Educación, María Solana, y en la que no ha podido participar el consejero de Salud, Fernando Domínguez, por cuestión de agenda, el Ejecutivo foral ha trasladado una propuesta de OPE con 221 plazas de personal sanitario (de las cuales finalmente 219 son del SNS y 2 del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra), 191 de docentes (todas las plazas para Educación Secundaria y Formación Profesional) y 154 puestos de trabajo de otras categorías (Administración núcleo).

Asimismo, el Gobierno de Navarra ha facilitado en su propuesta un detalle de la distribución de las 154 plazas no sanitarias ni docentes: 24 plazas de Conserje, 19 plazas de Técnico de Administración Pública (TAP), rama económica; 18 plazas de Técnico de Administración Pública (TAP), rama jurídica; 17 plazas de Bomberos; 17 plazas de Policía Foral; 15 plazas de Oficial de Sistemas Informáticos; 14 plazas de Trabajador Social; 10 plazas de Encargado de Biblioteca; plazas de Técnico de Grado Medio (TGM) de Sistemas Informáticos; cuatro plazas de Psicólogo; cuatro plazas de Traductor de euskera; dos plazas de TGM de prevención de riesgos laborales; y una plaza de Traductor-intérprete de euskera.

Función Pública iniciará en las próximas semanas un proceso negociado con la representación sindical para validar la propuesta de distribución de todas estas plazas, tanto las de sanitarios y docentes, como las detalladas sobre otras categorías, con el objetivo de que el Gobierno de Navarra pueda acordar, antes de final de año, la OPE definitiva, con el mencionado techo de las 566 plazas, que deberán convocarse en un plazo máximo de tres años.

A este respecto, la consejera Beaumont ha explicado que su departamento trabaja paralelamente en un nuevo acuerdo con el Gobierno central para convocar una OPE extraordinaria o de estabilización, para conseguir reducir la tasa de temporalidad en la Administración por debajo del 8% que ha fijado como objetivo el Estado y atendiendo a la particular idiosincrasia de Navarra en materia de función pública.

Beaumont ha adelantado que el Gobierno foral tendrá preparada en las próximas semanas una propuesta de OPE extraordinaria, estimada en 2.330 plazas, y que su intención es presentarla a la representación sindical, para recoger sus aportaciones, continuando las negociaciones con la Administración central para acordar el número máximo de plazas que podrá convocarse en esta OPE extraordinaria.

Por su parte, la consejera María Solana ha explicado que a la OPE de 191 plazs en Educación hay que sumar 20 plazas que “vienen de una OPE anterior para Secundaria y Formación Profesionales” y otras 73 plazas para Educación Infantil y Primaria aprobadas en 2015 y que “hay intención de convocarlas también, dado que si no se convocan en 2018 las perderíamos”. Las oposiciones serían en junio o julio.

Además, ha afirmado que todavía no hay tomada una decisión sobre si las oposición en educación se harán con lista única o no. “El debate está abierto. Primero informaré al cuatripartito, en breve, de cómo habría que proceder normativamente para ir a la lista única y a eso le ha de acompañar otro planteamiento más concreto de cómo habría que organizar técnicamente una oposición con lista única”, ha indicado.

En todo caso, ha dicho que “no está tomada la decisión, falta recorrer un trecho, que es el de ver y valorar dentro del cuatripartito qué apoyo tendría la propuesta, y ver y valorar cuál sería la valoración general de fuerzas sindicales y otras fuerzas políticas, lo que nos llevaría a tomar una decisión”.

Solana ha añadido que “lo que sí hemos dicho desde el Gobierno es que la lista única no solo se puede llevar a cabo, que esto se ha demostrado en otras comunidades que es así, sino que consideramos que es una manera más limpia, más justa y más igualitaria en la que todo aquel que quiera pueda optar a la plaza después de haber aprobado un examen de oposición”. “Hasta ahora hay una parte de la población a la que se le impide elegir de esa manera y esto nos parece importante reseñarlo, otra cosa es cómo vayamos a proceder por un lado normativamente y por otro técnicamente”, ha indicado.

Ha añadido que “es un debate que está abierto hace muchos años, no es un debate que ha decidido abrir este Gobierno, pero a este Gobierno le corresponde aclarar qué es lo que se puede hacer, qué se va a hacer y qué propone hacer este Gobierno en torno a la lista única”.

María Solana ha dicho que “el debate se está dando en torno a una lista única cuando nos referimos a idiomas, porque a día de hoy lo que hay es listas segregadas solo y por idiomas”. “Otra cosa es que en ocasiones hablamos de listas integradas en las que se recoja por todos los que la componen cuáles son sus méritos, conocimientos y acreditaciones”, ha indicado.

La consejera ha indicado que habrá que decidir “cómo se va a proceder para el examen, si se va a hacer como se ha venido haciendo hasta antes del año pasado; si se va a hacer como se decidió hacer el año pasado con la OPE de primaria, donde ya se introdujo un cambio y se hicieron exámenes en días separados para que aquella persona que quisiera presentarse en euskera y en castellano lo hiciera, o si se va a ir a una lista única”. “Es verdad que es una cuestión que tiene que ir acompañada de otro tipo de decisiones, de si vamos a vincular o no a la lista de interinos o qué va a pasar con las listas preferentes”, ha indicado.

Además, Solana ha planteado que “ahora parece que solo se puede examinar la persona en la lengua que va a ser vehicular para ejercer y para poder dar clases de la materia que fuere, que no tiene que ver con una materia lingüística propiamente”. “Esto sería una novedad si se hace. Aquellas personas que se presentan a las plazas de euskera pueden hacer su examen en castellano. Lo han podido hacer antes y si a partir del año que viene no lo pudieran hacer sería un cambio como el de la lista única. Sería otro cambio y no necesariamente ligado a la lista única”, ha afirmado.

La consejera Beaumont también se ha referido a las 17 plazas convocadas en Policía Foral, para afirmar que “el Plan Director de Policía Foral no está aprobado, en función de cuándo lo apruebe el Parlamento y cómo lo apruebe, habrá que adoptar decisiones consecuentes a eso”. “Hay otros servicios públicos que atender, en los que hay una alta tasa de temporalidad y real necesidad, y consecuentemente se han podido incluir 17 plazas de Policía Foral, no se han podido incluir más”, ha indicado, y ha precisado que el Gobierno está trabajando en conocer qué servicios podría dejar de prestar la Policía Foral al no haber sido aprobada la ley foral de Policías.

Además, el Gobierno foral también ha trasladado este lunes a la Mesa General la previsión que en materia de incremento de las retribuciones del personal va a recoger el anteproyecto de ley foral de Presupuestos Generales de Navarra que para 2018 está elaborando el Ejecutivo Foral.

En este sentido, Función Pública ha previsto un mayor gasto de 17,325 millones de euros para 2018 con el objeto de incrementar con carácter general los salarios de los empleados públicos en un 1,5%, “la máxima subida que para ese ejercicio parece se va a permitir en la legislación estatal”, según el Gobierno. Los sindicatos se han mostrado disconformes con esta medida, que consideran “insuficiente”.

Secciones
#OrainEconomía#OrainLaboral#OrainPolítica#OrainPortada

Relacionado con