El Hospital de Tudela abrirá el miércoles su primera UCI

Con esta implantación, se evitarán derivaciones de pacientes a Pamplona
Profesionales del Hospital Reina Sofía de Tudela junto al consejero de Salud, Fernando Domínguez. Foto: Navarra.es
Profesionales del Hospital Reina Sofía de Tudela junto al consejero de Salud, Fernando Domínguez. Foto: Navarra.es

El Hospital Reina Sofía de Tudela pondrá en marcha este miércoles, 1 de noviembre, su primera Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), que permitirá realizar nuevos tratamientos médicos e intervenciones en el Área de Salud de la Ribera, lo que “evitará derivaciones de pacientes a Pamplona y repercutirá en un aumento de la seguridad, la calidad y la eficiencia”, ha indicado el Gobierno foral en una nota.

La puesta en marcha de esta unidad, primer servicio de este tipo con el que cuenta el Hospital de Tudela en sus más de 30 años de existencia, ha conllevado la contratación de cinco especialistas en Medicina Intensiva, con un coste anual de 200.000 euros. La nueva UCI es el resultado de la evolución de la actual Unidad de Reanimación y Cuidados Especiales (URCE). Dispondrá, como hasta ahora, de 400 metros de superficie con capacidad para 6 camas operativas y mejoras en la dotación de tecnología, equipamiento y espacio de la actual URCE.

El consejero de salud, Fernando Domínguez, ha visitado este lunes las nuevas instalaciones acompañado del gerente del Servicio Navarro de Salud (SNS), Oscar Moracho; el gerente del Área de Salud de Tudela, José Ramón Mora; la coordinadora del equipo de Medicina Intensiva de la capital ribera, Noelia Artesero; el jefe de Servicio de Medicina Intensiva del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), Juan María Guergué; y el jefe de sección Quirúrgica, Neurocrítica y Politraumatizados del Servicio de Medicina Intensiva del CHN, Juan Pedro Tirapu, entre otros profesionales.

El nuevo servicio está planteado como una UCI polivalente para personas adultas. Tendrá también capacidad para colaborar en la estabilización de pacientes pediátricos críticos para su atención intrahospitalaria o, en su caso, su derivación con la máxima seguridad a la UCI pediátrica de referencia, ubicada en la sede del CHN en Pamplona. La unidad se pone en marcha con 5 boxes con capacidad para seis camas operativas, si bien en un futuro próximo se prevé ampliar en 300-400 metros, para contar con un total de 8 boxes.

El consejero de Salud ha querido agradecer “la labor desarrollada en sus veinte años de andadura por los y las profesionales que han trabajado en la URCE”, que evoluciona ahora hacia una estructura de UCI que permitirá ampliar los servicios ofrecidos en el Hospital Reina Sofía y redundará en “una mejor asistencia a la ciudadanía de la Ribera”.

El hecho de que exista una UCI en Tudela permitirá implementar nuevas técnicas de soporte (entre las que destacan las técnicas continuas de reemplazo renal), así como nuevos tratamientos médicos, intervenciones y procedimientos especiales, que van a hacer posible la atención de pacientes que antes debían ser trasladados al CHN, ha detallado el Ejecutivo.

Según ha añadido, cumple además los objetivos de calidad, seguridad, desarrollo de competencias e igualdad de oportunidades para todos los pacientes de la Comunidad foral, completando el mapa de UCIs que ya existen en Pamplona y Estella. “El servicio de Medicina Intensiva va a permitir hacer un hospital que preste cada día una atención más amplia, segura y de calidad, haciendo que nuestros pacientes tengan la misma atención, independientemente del lugar donde vivan”, ha indicado José Ramón Mora.

El objetivo del nuevo Servicio de Medicina Intensiva es continuar y ampliar el trabajo que ya se venía realizando en la URCE, en el marco de un “unidad integradora, abierta y de apoyo continuo al resto de profesionales del hospital, siguiendo unos protocolos de estandarización en comunicación y colaboración bidireccional con los servicios implicados”.

Los cinco especialistas intensivistas contratados estarán dedicados en exclusiva a esta UCI. Su presencia continua, según el Ejecutivo, garantizará el seguimiento de la evolución clínica del paciente crítico y permitirá la detección y tratamiento precoz de posibles complicaciones agudas”.

Secciones
#OrainPortada#OrainSalud

Relacionado con