Jokin de Irala, el profesor de la UN que afirma que la homosexualidad se cura, “académico” de la Iglesia

De Irala ha sido nombrado recientemente por el Papa Francisco como miembro ordinario de la Academia para la Vida, de la que ya era miembro correspondiente
jokindeirala

Jokin de Irala, catedrático de la Universidad de Navarra, fue nombrado hace unos días, por el Papa Francisco, miembro ordinario de la Academia Pontificia para la Vida de la Iglesia Católica. Un organismo, fundado en 1994, que tiene como objetivo promover el progreso de los estudios sobre los principales temas de la bioética y del derecho relativos a la promoción y defensa de la vida. De Irala, catedrático de medicina preventiva y salud pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra e investigador del Instituto Cultura y Sociedad (ICS) del citado centro académico, ha sido protagonista de numerosas polémicas por su visión sobre la homosexualidad, que según él es una enfermedad que se puede curar.

Jokin de Irala expresaba tras su nombramiento su alegría y su deseo de seguir colaborando “desde su área de conocimiento”, según informó la Universidad de Navarra. “Pondré al servicio de la Academia mi experiencia como investigador y profesor universitario durante 25 años, al haber trabajado tantos años transmitiendo y dando razones de grandes cuestiones relacionadas con el amor, la sexualidad y la vida humana”, decía de Irala.

La homosexualidad se asocia con “multiplicidad de parejas”

Esos 25 años han tenido como ocupación, entre otras, el estudio de la homosexualidad y los comportamientos homosexuales, cuestión de la que Jokin de Irala tiene una visión que ha recibido numerosas críticas y ha sido objeto de polémicas, como las vividas en la Universidad de Cádiz o en Costa Rica. También era coautor del libro de Biología para 3º de la ESO, de la editorial SM, y homologado por el Ministerio de Educación español, que tuvo que ser modificado por afirmar, por ejemplo, que la homosexualidad se caracterizaba por la promiscuidad. En un párrafo que sin duda resultaba muy propio de Jokin de Irala, se decía:

“Estudios científicos ponen de manifiesto que la homosexualidad y heterosexualidad no son equiparables desde el punto de vista de la salud. Esto se debe a la propia naturaleza de la relación homosexual, que supone asumir un mayor riesgo y suele asociarse con multiplicidad de parejas”.

homofobiaapunteseso

Ante esas polémicas, el propio Jokin de Irala se ha defendido en numerosas ocasiones afirmando que cualquier crítico de la homosexualidad es considerado homófobo, pero que él hace sus juicios en base a su condición de “científico”. “Yo cuento lo que se está publicando en revistas médicas”, ha asegurado. “El problema es que hoy se intenta etiquetar de homófobo a cualquiera que simplemente no opine en la línea del homosexualismo político”.

La presión del lobby gay

Desde esa visión científica, afirma, la exclusión – en los años 70 del siglo pasado – de la homosexualidad de la lista de enfermedades de la Asociación Americana de Psiquiatras (APA) fue hecha sin criterios científicos, y por una simple votación. Una votación entre científicos, psiquiatras en concreto, a la cual de Irala le resta valor por haber sido fruto, afirma, de la presión como lobby de los colectivos de homosexuales de Estados Unidos. “Fueron a votar el 25 por ciento de los miembros”, explica, “y allí salió un 69% a favor de retirar la homosexualidad de ese material. Que yo sepa, es el único ejemplo en la medicina donde algo se decide si es o no enfermedad por una votación simple de quienes asisten a una reunión”.

Irala ha declarado a todo aquel que ha querido escucharle que el homosexual no nace, sino que se hace.

“No existe ninguna evidencia científica que avale la teoría genética de la homosexualidad o que ella pueda ser innata. Especialistas en homosexualidad que trabajan en asociaciones científicas como la NARTH en EEUU (Asociación nacional de investigación y terapia de la homosexualidad) afirman que se trata de un desarrollo inadecuado de la identidad sexual.

¿Cuáles serían las causas de ese desarrollo inadecuado de la identidad sexual? De Irala, en una entrevista, ponía algunos ejemplos, relacionados con “una mala identificación con la figura del varón o de la mujer en la familia”. 

“Es muy común el paradigma de padre autoritario, pasivo, ausente en la vida de un varón que a lo mejor es sensible, perfeccionista. O una madre muy posesiva desde el punto de vista emocional. Eso es una de las mayores vías que lleva a la homosexualidad”.

La “ambigüedad sexual del adolescente” hay que “llevarla bien”

frasesdeiralaNo es la única vía para “acabar siendo homosexual”: hay otras, que desgranaba así.

“Otra vía que está mezclada con esta es que ese varón, por ejemplo, sensible -y que no es nada malo que lo sea- , por esa sensibilidad los de su sexo lo rechacen en su colegio. Ese rechazo puede llevar a una baja autoestima como varón y, por consiguiente, cuando llegue a la pubertad, a una orientación homosexual”.

“Otra vía es la conocida ambigüedad de la identidad sexual en el adolescente. Es normal que un adolescente, varón o mujer, pueda tener dudas de su identidad sexual, pero esa ambigüedad bien llevada, fortaleciendo la identidad masculina o femenina de los jóvenes, no genera problemas, lleva a la heterosexualidad. El problema actual es que eso está mal llevado y se le dice a ese joven que lo que tiene que hacer es salir del armario”.

El homosexual “se cura” con psicoterapia

¿Se puede, por tanto, “curar” un homosexual? “Hay datos científicos, estudios publicados en revistas científicas que muestran que la homosexualidad sí se puede modificar con una terapia adecuada, incluso en EEUU hay asociaciones de ex gays”, ha afirmado de Irala.

La cura para por la psicoterapia: ya que la homosexualidad no sería más que un trastorno causado por alguna especie de trauma, una vez se deshace ese trauma, la homosexualidad desaparece. “Hay personas que se reencuentran con su heterosexualidad una vez que el terapeuta logra curar ese dolor que le ha causado la homosexualidad“, ha señalado de Irala.

frasesdeirala2Quien no se cura, se está exponiendo a “problemas de salud”, afirma de Irala en otra entrevista. “Además de los problemas asociados a la promiscuidad sexual y las infecciones de transmisión sexual, que también hay entre heterosexuales promiscuos, existen problemas asociados a la utilización de los órganos sexuales sin tener en cuenta que por su “diseño” están orientados a la complementariedad entre varón y mujer”.

En contra de la adopción por parejas homosexuales

Por eso, de Irala es partidario de que los padres de las personas homosexuales traten de guiarles por el camino correcto, asesorándoles en su proceso de curación. Y lo plantea con un curioso ejemplo: comparando la homosexualidad con la diabetes.

“Tú puedes y debes amar mucho a tu hijo homosexual; ahora eso no quiere decir que no le puedas plantear que tu opinión es que tiene un problema y que además que tiene una solución posible. Es como si el debate sobre la diabetes fuera que los diabéticos son buenas personas, pues esto es llevar el debate a los sentimientos”. 

Y, lógicamente, quien no se cura será una persona homosexual a la que no habrá que discriminar, afirma de Irala. No habrá que discriminarla, pero…

“Claro que la discriminación es una barbaridad, pero eso no quiere decir que tenga derechos a adoptar, por ejemplo”.

Estas son algunas de las frases más destacadas sobre la homosexualidad de Jokin de Irala. Quizá un 28 de junio, cuando se reconoce la igualdad del colectivo, no esté de más recordar qué dice el nuevo académico ordinario de la Academia Pontificia de la Vida de la Iglesia Católica, y profesor de la Universidad de Navarra.

Secciones
#OrainPortada#OrainSociedad

Relacionado con