Kiko Zúñiga, ex de la Real Sociedad, juzgado en Pamplona por quemar su casa para cobrar el seguro

Se enfrenta a una pena de 15 años por provocar un incendio en Castejón que obligó al desalojo de nueve vecinos
Kiko Zuñiga, durante su periplo por Asia.
Kiko Zuñiga, durante su periplo por Asia.

El año pasado la asociación de jugadores profesionales de la NBA tomó una decisión histórica: cubrir con un seguro médico a los jugadores retirados que, incapaces de administrar todo el dinero ganado en su carrera, se hayan arruinado. La medida era la respuesta al rosario de historias de ‘juguetes rotos’ tras su despedida de las canchas. De hecho, en 2009 Sports Illustrated hizo un estudio que reveló como el 60 por ciento de los baloncestistas profesionales norteamericanos acaban arruinados cinco años después de retirarse.

El fútbol no es ajeno a ese fenómeno y son habituales las historias de jugadores que no son capaces de manejar su día a día después de ganar más dinero del que nunca podrán manejar en su vida los aficionados para los que un día sus nombres fueron tan familiares. Es el caso de José Miguel Zúñiga, Kiko Zúñiga, que jugó en la Real Sociedad entre 1984 y 1989 y en el Real Oviedo, también en Primera división, entre 1989 y 1992.

350 km en ciclomotor con las manos quemadas

Este miércoles ha sido juzgado en la Sección Primera de la Audiencia de Navarra acusado por la fiscalía de pegarle fuego en 2011 a la que fuera casa de sus padres en Castejón (Navarra) para cobrar el seguro cinco días antes de que la póliza fuera anulada por la aseguradora que ya había rechazado varios partes de robo en la vivienda que Zúñiga había presentado. La aseguradora sostiene que el exjugador mintió a la hora de contratar el seguro.

José Miguel Zúñiga se enfrenta a una petición de 15 años y 3 meses de cárcel y una multa de 2.4000 euros acusado de los delitos de incendio con peligro para la vida, intento de estafa y un delito de denuncia falsa. En situación económica muy precaria, Zuñiga había ya tenido problemas para pagar la pensión de manutención de sus hijo y no podía hacer frente a la custodia compartida.

Al menos así apareció en un reportaje de televisión en el que se presentó compartiendo un piso y sobreviviendo con los 200 euros que le pagaba el Atlético de Madrid por entrenar a uno de sus equipos de fútbol base. Un año después probó suerte en China, donde se enroló en un par de escuelas de fútbol.

Incendio y desalojo

Los hechos tuvieron lugar el 5 de noviembre de 2011, a las 22:00 horas. El incendio, que provocó una explosión, forzó el desalojo de nueve personas, entre ellos un niño de 3 años, residentes en el portal colindante; vecinos a los que Kiko Zuñiga acusa de ser responsables de lo ocurrido.

En su versión de los hechos, inicialmente el exfutbolista señaló que “dos gitanos” le habían obligado a entrar en su domicilio y habían echado gasolina para prenderle fuego a la casa con él dentro. Al final le dejaron salir cuando iban a tirar la cerilla porque “era buen payo”. Durante el juicio, además, que decidió no avisar a los bomberos ni a la policía y optó por desplazarse hasta Brunete (344 kilómetros) en ciclomotor y bajo la lluvia. Varias semanas más tarde denunció los hechos en la Guardia Civil de la localidad madrileña.

 

Secciones
#OrainSucesos

Relacionado con