La Bolsa de Alquiler Social aumenta un 14% su número de viviendas

La Bolsa de Alquiler social de viviendas del Gobierno de Navarra ha incorporado en 2017 un total de 68 nuevas unidades para alcanzar un total de 553, la cifra...
El vicepresidente de Políticas Sociales, Miguel Laparra, en rueda de prensa | Foto: Vimeo
El vicepresidente de Políticas Sociales, Miguel Laparra, en rueda de prensa | Foto: Vimeo

La Bolsa de Alquiler social de viviendas del Gobierno de Navarra ha incorporado en 2017 un total de 68 nuevas unidades para alcanzar un total de 553, la cifra más alta desde la puesta en marcha del plan en 2008, lo que equivale a un incremento del 14%.

El vicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno foral, Miguel Laparra, ha presentado este martes el balance de las medidas aplicadas en 2017 en este programa y ha adelantado las medidas previstas para 2018. Estas buscan mejorar la fiscalidad para las personas que pongan la vivienda a disposición de la Bolsa y para los inquilinos jóvenes y familias monoparentales.

Laparra, que ha asegurado que también se mantendrán las subvenciones aplicadas en 2017, ha señalado que una de las novedades para el próximo año es que “se elimina la retención mensual del 19% que practicaba Nasuvinsa en concepto de rendimiento de arrendamientos de bienes inmuebles”. Esta medida se une a que “se mantiene la reducción del 40% de los rendimientos obtenidos por el arrendamiento únicamente para los propietarios de viviendas de este programa”.

Por otro lado, “las subvenciones se mantienen de la misma forma que en la última edición”. Se trata de “subvenciones a tres mensualidades y que vienen a ser de una cuantía de entre 945 y 1.600 euros”.

En cuanto a la mejora del tratamiento fiscal para los inquilinos, el vicepresidente ha explicado que “los jóvenes hasta los 30 años y las familias monoparentales verán incrementar su deducción hasta 1.500 euros siempre que su capacidad económica sea igual o inferior a 30.000 euros”.

Otra de las novedades que ha presentado para el próximo año es la de “aumentar la captación de viviendas con un dormitorio único, especialmente pensando en el programa de ‘Housing First’ orientado preferentemente a personas sin hogar”. “Con este programa ya hay una personas alquilada y de forma inmediata se incorporará otra vivienda que está en preparación”, ha comentado.

A este respecto, ha señalado que “la idea es que también se pueda incentivar la captación de viviendas de este tipo permitiendo el pago de las rentas equivalentes a viviendas de 90 metros”.

Asimismo, Laparra ha manifestado que en 2017 se ha subvencionado a través del programa “a 114 propietarios, 92 altas nuevas de viviendas incorporadas y 22 más de viviendas que finalizando el período de cinco años de disposición han decidido mantenerse en el programa”. “En total supone subvenciones por valor de 152.878 euros, con una media de 1.341”, ha añadido.

Así pues, el vicepresidente ha asegurado que se pretende “seguir en esta línea, ya que las mejoras fiscales y de todo tipo que se han ido introduciendo en la Bolsa de Alquiler van teniendo sus resultados”. Por ello, ha manifestado que se mantiene “el objetivo de incorporar 100 viviendas anuales al parque, lo que supondría que para la primavera de 2019 podamos llegar a un total de 700”.

En este sentido, Laparra ha destacado que la Bolsa de Alquiler “terminará en 2018 siendo el más completo en cuanto a movilización de viviendas particulares de toda España en términos relativos”.

Igualmente, ha destacado que “en un estudio reciente las personas que han puesto su vivienda en alquiler a través de la Bolsa califican el programa con un 7,4 sobre 10 y el 92% lo recomendarían usarlo”.

Del mismo modo, Laparra ha realizado un breve balance sobre la Bolsa de Alquiler en lo que va de legislatura y ha recordado cómo en 2016 el programa de alquiler social se extendió a toda Navarra y se flexibilizaron requisitos como la dimensión de la vivienda o el tiempo mínimo en el que debía haber estado vacía.

Mientras, en 2017, se ha incrementado la renta percibida por las personas propietarias de los pisos, sufragando por parte de Nasuvinsa gastos de comunidad hasta 50 euros al mes, se ha simplificado la gestión en las mejoras de la habitabilidad, financiación sin intereses de gastos de rehabilitación para adecuar la vivienda al alquiler hasta 12.000 euros o expedición del certificado de eficiencia energética por cuenta de Nasuvinsa.

Por último, el vicepresidente ha señalado que “tras cuatro años sin calificar vivienda protegida en régimen de arrendamiento, en 2017 han recibido la calificación provisional 7 promociones, un total de 218 viviendas, 185 de las cuales han sido impulsadas por Nasuvinsa”. El Gobierno ha invertido en la subvención de estas promociones un total de 8.773.535,64 euros. De esta cantidad, 1.571.484,95 euros se han destinado a las promotoras privadas de vivienda.

El Gobierno subvenciona el 35% del teórico precio máximo de venta de las viviendas y se concede al amparo de la modificada ley foral de Vivienda, que volvió a restaurar la subvención a la promoción de vivienda en régimen de arrendamiento con el fin de incrementar el parque existente de vivienda protegida asequible. Las viviendas así promovidas deberán destinarse al arrendamiento durante un plazo de 30 años.

Nasuvinsa no promovía vivienda protegida destinada al arrendamiento desde 2009, por lo que recobra una de sus señas de identidad. Otras 236 viviendas constituyen la segunda fase del Plan de Alquiler, están en el trámite de licitación para la redacción de los proyectos y la dirección de las obras. Cabe recordar que en todos los casos, se trata de viviendas con estándares de consumos casi nulos y cuya eficiencia ha sido determinante para obtener financiación europea a través del BEI, Banco Europeo de Inversiones.

Secciones
#OrainSociedad

Relacionado con