La crisis de la ganadería en Navarra: megaexplotaciones frente a granjas tradicionales

Las pequeñas explotaciones vertebran el territorio y garantizan el futuro en las zonas rurales, especialmente en las de montaña
vaquería 900x560

Explotaciones lecheras tradicionales de pequeño tamaño e integradas en su entorno frente a megaexplotaciones ganaderas. Dos formas de entender la ganadería y que en las últimas fechas han generado controversia después de que la cooperativa navarra Valle de Odieta S.Coop Ltda. anunciara que proyecta en Noviercas (Soria) una granja de 900 hectáreas de las que 150 albergarían 20.000 vacas.

Valle de Odieta es propietaria de la vaquería de Caparroso y proyecta una inversión de 95 millones para levantar la mayor granja de Europa y crear unos 100 empleos en una localidad que actualmente no llega a los 200 habitantes.

Macrogranjas cuestionadas
El tipo de explotación proyectada en Soria con capital navarro genera críticas y dudas, incluso en el propio sector ganadero. En Europa, por ejemplo, Francia prohibe por ley las explotaciones de más de 1.000 vacas. En España, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), por ejemplo, subraya que granjas como la de Noviercas merman el poder competitivo de un sector que vive una crisis estructural, agudizada por la desaparición en 2015 del sistema de cuotas que limitaba la producción.

Otros sectores vinculados igualmente a la ganadería e implicados, además, en la conservación del medio rural, van más allá y recuerdan que la conservación de un modelo agroganadero tradicional y de calidad debe tener en cuenta aspectos medioambientales, sociales, económicos y contribuir a la vertebración del territorio y al equilibrio territorial.

¿Que modelo de explotación contempla todos esos aspectos? Las pequeñas explotaciones de vacuno familiares. “Sin estas explotaciones (de pequeño tamaño) no hay futuro en las zonas rurales, sobre todo en las zonas de montaña”, asegura Isabel Elizalde, consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local del Gobierno de Navarra en un acto en defensa del consumo de leche y del sector lácteo, convocado por la revista especializada en el sector, Albaitaritza, y en la que han participado productores y los principales agentes del sector, tanto de Navarra como del resto del Estado.

Navarra: la mitad de granjas
Tras la liberalización de la producción lechera en la Unión Europea, Navarra ha perdido la mitad de sus explotaciones ganaderas. En los últimos diez años de las 349 censadas en el año 2006 se ha pasado a 170, según datos de noviembre de 2016, año en el que se han cerrado 20 explotaciones. Ese descenso no ha repercutido en el número de cabezas (25.050) que se ha mantenido durante en esta década, La producción en la campaña de 2016 fue de 240 millones de litros.

La liberalización ha provocado un aumento generalizado de la producción que, acompañado por un descenso del consumo, ha provocado una caída del 20% de los precios. Además, ha impulsado la deslocalización de la producción de leche desde las áreas tradicionales del norte hacia explotaciones ubicadas en zonas cercanas a las plantas industriales o plataformas de distribución. Y finalmente, está variando el modelo de explotación: menos granjas, pero de mayor tamaño, como es el caso de la explotación proyectada en Soria.

Secciones
#OrainEconomía

Relacionado con