La otra Liga | Osasuna se queda, también, sin palabras

Los rojos regalan dos goles al Betis y acaban arruinando lo único que les quedaba para aferrarse al discurso del milagro

Primero fue el fútbol, hace ya muchas semanas. Alguno, incluso se remontaría al comienzo de Liga. Ahora son las palabras.

A Osasuna se le han terminado de caer los dos pilares sobre los que construyó, hace ahora un año, un proyecto ganador. Aquel estado de ánimo se apoyó sobre una idea de juego y palabras, muchas palabras, que apuntalaron la confianza de un grupo que, por entonces, ya había dado muestras de flaqueza.

Hoy, el juego es tan inconsistente como el discurso que, desde hace meses, lo acompaña. Palabras que, de un tiempo a esta parte, simplemente han servido para inflar una burbuja que ha tenido mucho de marketing y bastante más de mensajes de autoayuda. En ambos casos, del todo a cien.

A los rojos se le ve el cartón desde mucho antes de que Vasiljevic se sentase en el banquillo. Pero con él al mando lo que ha quedado claro es que el grupo de jugadores que ayudó a reunir en verano y que reforzó en invierno no son capaces de competir en Primera división. Vamos, que están cada día más cerca de hacer cierto aquel diagnóstico que le costó el puesto a Enrique Martín Monreal.

Porque la Primera es bastante más que ese arrebato que siguió al gol del Eibar o ese orgullo que sacó el vestuario frente al Valencia o el Sevilla. Y, por supuesto, hoy es bastante más que aquello que puso en aprietos a la Real Sociedad.

Y es mucho más porque todo eso, que habrá que recordar como de lo mejor que ha hecho este Osasuna, no ha dado como para lograr una victoria que no es que se le esté resistiendo; no. Lo que es, es inalcanzable para un equipo incapaz de protegerse –67 goles en 28 partidos; 33 de esos goles en los últimos doce– y que solo es uno más cuando ataca. Por cierto: ser uno más a la hora de atacar es suficiente para evitar el descenso.

Lo del Benito Villamarín se ajustó a ese patrón. Clerc, Oier y Vujadinovic extendieron la alfombra y el Betis se limitó a pasearla. Este verano, cuando regrese a Cerdeña, Sirigu contará a sus colegas mientras toma unas cervezas a última hora de la tarde, que jugó en un equipo en el que uno de sus compañeros le chutó a puerta desde el centro del campo en el primer minuto de partido. Un equipo en el que nadie dijo nunca una palabra más alta que otra mientras se despeñaba. Ni si quiera para reclamar que el club proteja sus únicos activos: cantera y afición.

 

Ficha técnica

Betis (2):
Adán; Rafa Navarro, Mandi, Pezzella, Tosca, Durmisi; Brasanac, Rubén Pardo (Donk, m.81), Dani Ceballos (Petros, m.88); Rubén Castro (Joaquín, m.66) y Sanabria.
Osasuna (0):
Sirigu; Aitor Buñuel, Oier, Vujadinovic, Clerc; Roberto Torres (De las Cuevas, m.74), Raoul Loé, Fran Mérida (Causic, m.70), Jaime; Sergio León (Oriol Riera, m. 74) y Kenan Kodro.
Goles:
1-0, M.04: Rafa Navarro.
2-0, M.28: Rubén Castro.
Árbitro:
Alvarez Izquierdo, (Comité Catalán). Amonestó a Kenan Kodro (m. 8), Fran Mérida (m.51) y Aitor Buñuel (m.60).

 

Secciones
#OrainOsasuna#OrainPortada

Relacionado con