A ‘tumba abierta’: la Policía Foral denuncia en Tudela a un coche fúnebre por circular a 150 km/h

El radar detectó al vehículo funerario cuando iba a 60 km/h por encima de su velocidad máxima autorizada
Coche funerario a toda velocidad

A tumba abierta, así circulaba el conductor de un coche funerario por la autopista AP-68 a la altura de Tudela que ha sido denunciado por la Policía Foral por superar en 60 kilómetros hora la velocidad máxima autorizada para este tipo de vehículos por su tipo de carga.

El conductor denunciado viajaba a 150 kilómetros por hora cuando la velocidad máxima a la que pueden circular es de 90 kilómetros por hora. Una infracción que supone la pérdida de cuatro puntos del carnet y una multa de 400 euros.

No es el primer suceso de estas características registrado en la red viaria del Estado. El año pasado fue muy comentado otro similar ocurrido en Torredembarra (Tarragona). Los Mossos d’Esquadra sorprendieron a un coche fúnebre que transportaba un cadáver y circulaba a 130 kilómetros por hora por la A-7.

El conductor circulaba, además, sin carné porque había perdido todos los puntos por acumulación de infracciones. Se trataba de un peón contratado por la funeraria para otras misiones y al que la empresa había solicitado que trasladara al finado en momento de “gran demanda”.

648 denuncias a la altura de Tudela

Además del coche de la funeraria, otros 647 vehículos han sido denunciados este viernes por exceso de velocidad a la altura de Tudela. Esa cifra equivale al 14 por ciento de los 4.593 vehículos controlados y que fueron ‘retratados’ mediante fotogramas.

De los conductores denunciados, a 175 se les retiraron puntos por superar los 151 kilómetros por hora. Por su parte, 473 conductores fueron denunciados pero no vieron reducidos sus puntos por circular entre 141 y 150 kilómetros por hora.

En total, el cuerpo policial retiró 350 puntos a los conductores interceptados.

El del vehículo fúnebre denunciado es solo uno de los denunciados en la AP-68 por la Policía Foral en el comienzo de la ‘Operación Salida’ del puente del 15 de agosto, uno de los que más movimiento genera en las carreteras navarras. El caso del coche fúnebre no es el del conductor que pilotaba de forma más irresponsable. La velocidad máxima detectada en este operación por la Policía Foral fue de 183 kilómetros por hora.

Secciones
#OrainPortada#OrainSucesos

Relacionado con