La victoria más fulgurante del general Soleimani (Un artículo de Cierzo Bardenero)

Firma: Cierzo Bardenero En la mañana del 16 de octubre de 2017 se ha consumado una de las mayores traiciones cometida por un clan-partido político al resto de kurdos...
Imagen de esta mañana en Kirkuk.
Imagen de esta mañana en Kirkuk.

Firma: Cierzo Bardenero

En la mañana del 16 de octubre de 2017 se ha consumado una de las mayores traiciones cometida por un clan-partido político al resto de kurdos en una historia, ya de por si trufada de puñaladas en la espalda, que ha desembocado en la perdida de la totalidad de la ciudad de Kirkuk en cuestión de horas.

La ciudad de Kirkuk estaba inmersa en una fuerte tensión desde que desde Bagdad se destituyó al gobernador de la provincia por apoyar la celebración en la misma del referéndum a favor de la autodeterminación y la independencia del Kurdistan iraquí, que se celebró el 25 de septiembre pasado pese a ser una zona en disputa entre el gobierno central y el autónomo kurdos desde 2007.

En aquel entonces, la razón de la fuerza, esto es el control militar kurdo de la ciudad, impidió que la medida fuese efectiva, pero ya en aquel entonces se dieron conatos de violencia entre fuerzas militares kurdas y grupos armados más o menos organizados de turcomanos residentes en la zona y de lealtad a Bagdad que fueron sofocados inmediatamente.

Previo a la celebración del referéndum, el gobierno central iraquí ordenó una operación militar para retomar el territorio en el distrito de Hawija, que llevaba varios años en manos del Estado Islámico pero que ni Bagdad ni Erbil se había decidido a tomar para no remover el avispero de Kirkuk en cuya provincia se encuentra este distrito.

Las mejores tropas iraquíes y  voluntarios de las Unidades de Movilización Popular recobraron el distrito de Hawija en un par de semanas, por lo que estas estaban en condiciones óptimas y suelo propicio para lanzar una operación militar sobre el resto de distritos de la provincia y la capital si la situación lo requería.

Las presiones internacionales previas, y en especial las de Iraq, Turquía e Irán no impidieron que el 25 de septiembre se celebrase el referéndum, que este tuviese un respaldo masivo en favor del ‘Sí’, incluso en los territorios en disputa, y que los partidos kurdos se reafirmasen en su voluntad de hacer efectivos los resultados, no obstante dando la posibilidad a Iraq de dialogar sobre cómo llevarla a cabo de forma negociada y ordenada.

A partir del día 26, las medidas de presión se han ido sucediendo, siendo más tenues las de Iraq que las de Irán o Turquía, ya que estos cerraron los pasos fronterizos y comenzaron operaciones militares intimidatorias para hacer desistir a los kurdos de su postura mientras que desde Bagdad alternaban amenazas de operaciones militares con intentos de negociación al más alto nivel.

A comienzos del mes de octubre, la vida de uno de los líderes políticos kurdos más importantes y que durante años ostentó el liderazgo de la Unión Patriótica del Kurdistán, y desde 2005 a 2014 la presidencia de Iraq, se apagó siendo el funeral de Jabal Talabani un desfile de políticos kurdos de todo signo, acudiendo al mismo una representación del gobierno iraquí y de Irán a través del general de la Guardia Revoluciona Qasem Soleimani.

Lo que de cara al público se presentó como una mediación del general Soleimani entre los kurdos iraquíes y el gobierno de Iraq, a la postre parece haberse convertido en la gestación de una traición de la Unión Patriótica del Kurdistán hacia el resto de kurdos que ha desembocado en una debacle militar sin precedentes en Kirkuk.

Cuando parecía que la opción militar era la más factible por parte de Iraq para abortar la independencia kurda, una solidaridad sin precedentes entre kurdos surgió y comenzaron a llegar a Kirkuk voluntarios kurdos turcos vinculados al HPG (antigua PKK ) y del PAK del Kurdistán iraní dispuestos a colaborar en defensa de la ciudad y otros distritos en disputa al sur de la misma junto a peshemergas de la Unión Patriótica del Kurdistán.

Un vez empezada al operación militar iraquí con la ayuda de las Unidades de Movilización Popular en una base militar a las afueras de Kirkuk y en la ciudad de Tuz Khurmatu, la traición se ha consumado ya que la primera se tomó sin practica resistencia y en la segunda los militantes de la HPG se han visto rápidamente desbordados y apresados por las fuerzas iraquíes mientras los peshmergas de la UPK  abandonaban la ciudad.

Al comenzar esta mañana, con el avance de tropas iraquíes desde la base militar a la ciudad, el grueso principal de las tropas peshmergas del UPK han abandonado la ciudad en dirección a la base principal de la milicia en Suleimaniya, quedándose solo a combatir el veterano líder militar de la Unión Patriótica del Kurdistan llamado Kosrat Rasul, junto a sus hombres en el aeropuerto de la ciudad y militantes del HPG y civiles armados en el resto de la ciudad.

Pese a los llamados desesperados del presidente Barzani para que civiles, militantes del HPG y los restos de los militantes del UPK resistiesen hasta la llegada de peshmergas vinculados a su partido, el PDK, llegasen desde Erbil, todo esfuerzo ha sido infructuoso y las tropas iraquíes se han hecho con la  totalidad de la ciudad al mediodía, situándose la resistencia kurda en las afueras de Kirkuk.

Soleimani es un poder en la sombra en todo Oriente Medio y su visita a la cúpula de la Unión Patriótica del Kurdistán con motivo del funeral de su histórico líder no puede ser casual en relación a los sucesos ocurridos hoy en Kirkuk y el colosal desgaste en imagen padecido por el partido debe tener alguna contrapartida importante desde Bagdad y Teherán que de momento se desconoce.

Secciones
#OrainOpinión

Relacionado con