Los menores logran comprar cerveza seis de cada diez veces que lo intentan a pesar de tenerlo prohibido

La OCU revela que los adolescentes siguen accediendo al alcohol con facilidad en supermercados, tiendas y restaurantes de comida rápida
BOTELLÓN

Los jóvenes de 16 y 17 años que intentan comprar alcohol en supermercados, tiendas y restaurantes de comida rápida siguen accediendo a él con notable facilidad. De hecho, lo consiguen en el 57 por ciento de las veces, pese a estar prohibido, en el caso de la cerveza. Es el resultado de un reciente estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) que alerta de la facilidad con la que los menores acceden al alcohol.

Los resultados del estudio, realizado en Barcelona, Hospitalet, Madrid, Fuenlabrada, Valencia, Sevilla y Bilbao, no son tan “alarmantes” como los observados en una encuesta similar realizada por esta entidad en 2009, cuando lo lograba el 76 por ciento de los menores que lo intentaban.

La ciudad en los jóvenes consiguieron el alcohol de forma más fácil fue Sevilla mientras que Barcelona y Valencia fueron las ciudades más restrictivas. El estudio confirma, además, que el tipo de alcohol demandado influye en los resultados: un 63 por ciento de las veces que los jóvenes intentaron comprar cerveza se consiguió, frente a un 47 por ciento en el caso del ron.

“No existen directrices claras en los establecimientos para la venta de alcohol a menores. La negativa parece depender de factores como el tipo de alcohol que se pide, la hora o la percepción del vendedor”, ha destacado la OCU, que pide al Gobierno que acelere la elaboración de una norma contra el consumo de alcohol en menores, anunciada en 2016.

“En el caso del alcohol, no existe una ingesta segura, por lo que el consumo por menores debe ser evitado por completo. No solo por sus consecuencias inmediatas (embriaguez, comas etílicos…), sino porque perjudica su desarrollo y porque el contacto temprano con una sustancia hace más probable que se genere una adicción, en este caso, que el adolescente termine siendo un alcohólico”, añade.

Así se hizo el estudio

El trabajo de campo se llevó a cabo con la colaboración de un grupo de chicos de 16 y 17 años. Su objetivo: comprar alcohol en 20 supermercados, 35 bazares o tiendas de conveniencia y 20 en restaurantes de comida rápida.

Los adolescentes que entraron a supermercados, bazares y tiendas de conveniencia buscaban comprar chucherías y un pack de 6 cervezas a mediodía, y una botella de ron por la tarde. Y los que acudían a establecimientos de comida rápida pedían algo de comer y cerveza para beber.

Los menores acudieron dos veces a cada lugar, siempre vigilados a distancia por un adulto, alrededor del mediodía y por la tarde, entre las 19.00 y las 21 horas, y todos tenían instrucciones de mostrar el DNI en caso de que se lo solicitaran y decir su verdadera edad si les preguntaban.

De este modo, en los supermercados los menores consiguieron alcohol en una de cada dos visitas (un 53%) sin poner ningún obstáculo. La mayor permisividad se observó en Sevilla (lo lograron en 7 de 8 intentos) mientras que en Madrid y Barcelona los menores sólo lo consiguieron en el 25 por ciento de las visitas.

En bazares y tiendas de conveniencia los menores consiguieron comprar alcohol en casi el 60 por ciento de las visitas y en 24 de las 35 tiendas visitadas. La tolerancia era más alta en aquellos establecimientos regentados por ciudadanos extranjeros o con horarios extendidos, ya que todos ellos vendieron alcohol a menores sin impedimentos.

Y en los restaurantes de comida rápida los menores que pidieron cerveza pudieron tomarla en el 60 por ciento de las visitas y en 13 de los 20 restaurantes visitados.

Además de estos datos, del estudio de OCU se extrae que algunos supermercados vendieron alcohol a mediodía pero no por la noche. Asimismo, en restaurantes de una misma cadena la permisividad cambiaba en función de la ciudad o de la hora.

Secciones
#OrainPortada#OrainSociedad

Relacionado con