Los trabajos en Pio XII comenzarán este mes y terminarán a finales de año

Las obras se desarrollarán en seis fases, que coincidirán con los meses de ejecución
Pio XII

Los trabajos de modificación de la avenida de Pío XII comenzarán la última semana de este mes con el replanteo de la obra y el acopio de materiales en las diferentes zonas de actuación. Pasadas las fiestas de San Fermín, el 16 de julio, será cuando entren las máquinas y, según el cronograma previsto, lo harán en el primer tramo de Pío XII (Irunlarrea-avenida de Navarra) y en la intersección con la avenida de La Rioja.

Así lo han explicado este martes en rueda de prensa el concejal delegado de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea, el concejal delegado de Ecología Urbana y Movilidad, Armando Cuenca, y la directora de Proyectos y Conservación Urbana, Cristina Arregi una vez que la Junta de Gobierno Local ha adjudicado los trabajos a Obras Especiales Edificación e Infraestructuras S.A.U por un importe de 1.595.072,66 euros, un plazo de ejecución de 180 días naturales y un plazo de garantía de 3 años. Esa cifra supone una rebaja de 398.723,09 euros.

Las obras se desarrollarán en seis fases (que coincidirán con los meses de ejecución) y se distribuirán en 13 tramos diferentes actuándose paulatina y escalonadamente en ellas empezando ahora por la zona de hospitales y acabando en la zona de Bosquecillo en diciembre. Según ha precisado Arregi, no habrá cortes de tráfico (salvo días puntuales de asfaltado), no se modificarán los recorridos ni las paradas de las villavesas, se garantizará el acceso a garajes e inmuebles y a medida que se vaya actuando en cada una de las fases, se irán habilitando las zonas rojas de aparcamiento previstas en las cercanías.

Se habilitará una oficina informativa a pie de obra que se irá desplazando a la vez que avancen los trabajos, se buzoneará todo el área afectada con información práctica de la obra (Iturrama, San Juan, Pío XII, zona de Hospitales – Echavacoiz e incluso Zizur Mayor), se avisará convenientemente y con tiempo al vecindario afectado de cuando empieza cada fase de los trabajos y se celebrarán reuniones informativas en las próximas semanas con los sectores que puedan verse afectados, ha añadido.

Cuenca ha señalado que han dedicado “mucho tiempo, esfuerzo, muchas reuniones, mucho análisis y mucho diálogo” al proyecto. “Es la puesta en marcha de una de las obras más importantes de la legislatura junto con la Amabilización”, ha dicho, para señalar que se busca “la modernización de una autopista urbana” y “nos acerca a otro modelo más parecido a ciudades europeas”.

Ha destacado la “prioridad” peatonal en el proyecto, así como el carril-bici, en el que “se cuida la seguridad”. “Se ha mejorado el autobús”, ha apuntado, para indicar que se pretende “un tráfico más calmado, más sereno”.

Por su parte, Abaurrea ha abogado por que “las ciudades vayan adoptando otro formato distinto, una transformación en positivo” y ha señalado que “Pío XII es un elemento fundamental en la configuración de la nueva trama”.

El tramo completo de la actuación comprende la avenida de Pío XII entre las calles Irunlarrea y Bosquecillo. Con las obras se ampliarán los espacios para los peatones y se habilitarán carriles-bici segregados en los dos lados de la avenida sumando un total de 3 km nuevos. En la calzada se eliminará la banda de aparcamientos en ambos sentidos que se convertirá en espacio para acoger tanto el carril bici como las nuevas zonas de ganancia peatonal.

El carril de la calzada más cercano a las aceras pasará a tener carácter multifuncional y acogerá la plataforma de espera para los usuarios de transporte público, el área de contenedores de residuos sólidos urbanos, las plazas de aparcamiento para personas con minusvalías, la zona de carga y descarga, y en las intersecciones de Sancho el Fuerte, Iturrama y avenida de Navarra se dibujará un espacio de prioridad semafórica para el transporte público.

Una vez realizadas las obras, habrá dos carriles rodados por cada sentido de circulación. El transporte público circulará prioritariamente por el carril exterior, donde hará sus paradas sin apartadero. El carril central de cada lado, junto a la mediana, será de uso básicamente para el vehículo privado motorizado, que también podrá utilizar los carriles más exteriores, pero subordinado al transporte público y sus paradas. Las ambulancias y los transportes de emergencias, como en cualquier vía, han advertido, tendrán prioridad absoluta.

El proyecto de obras ha dividido el espacio entre la calle Irunlarrea y Navas de Tolosa en 13 tramos y los trabajos se irán desarrollando de forma escalonada pero sin cortar el tráfico, sin modificar el recorrido de las villavesas, “garantizando el acceso a los inmuebles y habilitando zonas rojas de aparcamiento”.

Según Arregi, está previsto que las afecciones más relevantes sean estrechamientos de la calzada, desvíos peatonales debidamente señalizados en los cruces sobre los que se actúe, acondicionamientos de marquesinas y cambios de emplazamiento de los contenedores de residuos.

En la última semana de junio y la primera de julio comenzarán los trabajos previos a la entrada de la maquinaria pesada. Está previsto que estas dos semanas se empleen para las tareas de implantación (colocación de casetas, almacén de obra, oficinas, etc.), el replanteo de obra (mediciones y marcaje), pedido de suministros y materiales, acopio de vallas y elementos de cerramiento, cartelería y señalética y coordinación con los departamentos del Ayuntamiento.

La previsión es que a partir del 16 de julio entre la maquinaria pesada en el primer tramo de Pío XII (Irunlarrea-avenida de Navarra) y en la intersección con la avenida de La Rioja y la calle Iturrama (tramo 4) “aprovechando la menor densidad de tráfico y peatones en esas fechas”, ha añadido Arregi.

En agosto acabarán estas obras y comenzarán en las intersecciones con las avenidas de Navarra (tramo 2) y de Sancho el Fuerte (tramo 6). En la primera quincena de septiembre finalizarán los trabajos en el tramo 2 y en la segunda quincena en Sancho el Fuerte. De forma paralela se actuará en el tramo comprendido entre las avenidas de Navarra y La Rioja (tramo 3), entre esta última y Sancho el Fuerte (tramo 5) y en la intersección con Monasterio de Urdax (tramo 8) para concluir los trabajos en octubre. En este mes, las obras llegarán al tramo entre Sancho el Fuerte y Monasterio de Urdax (tramo 7), Monasterio de Urdax y Vuelta del Castillo (tramo 9) y Vuelta del Castillo (tramo 10).

Por último, en noviembre habrán concluido los trabajos empezados en octubre y se acometerán las tres últimas zonas que abarcan entre la vuelta del Castillo y Navas de Tolosa, hasta llegar al Bosquecillo. Está previsto que las obras concluyan a final de año.

Los mayores cambios se concentrarán en las seis principales intersecciones con otras tantas vías localizadas en el tramo de intervención: avenida de Navarra; Iturrama/La Rioja; Sancho el Fuerte; Monasterio de Urdax; Vuelta del Castillo y Avenida del Ejército. “Serán intersecciones más compactas en las que ganan espacio los peatones con pasos en los que se prioriza la seguridad y las líneas de deseo y en los que las bicicletas contarán con un paso especial señalizo como ‘ambar ciclista’ además de isletas de protección en los giros”, han indicado.

Respecto al aparcamiento, la desaparición de las 126 plazas localizadas hasta ahora en el trazado de Pío XII se compensarán, han dicho, con la generación de 77 plazas rojas de aparcamiento de rotación en horario comercial en calles adyacentes a Pío XII, como calle Monasterio de Urdax, calle La Rioja, calle Iturrama o bolsas de aparcamiento en Pío XII números 17, 18 y 21, la mayoría a menos de 50 metros de la zona comercial del nuevo eje sostenible y todas ellas a menos de dos minutos andando de la avenida.

Secciones
#OrainPamplona#OrainPortada

Relacionado con