Macron y Le Pen jugarán el partido de verdad en la segunda vuelta (Un artículo de Cierzo Bardenero)

El debate entre los cinco candidatos a las presidenciales francesas mejor situados apuntaló a los dos favoritos para pasar la criba de la primera vuelta
Los cinco candidatos en el debate del pasado lunes.
Los cinco candidatos en el debate del pasado lunes.

Firma: Cierzo Bardenero

El pasado lunes tuvo lugar el primer debate emitido por el canal público TF1 entre los cinco candidatos mejor posicionados en las encuestas para acceder al Eliseo. Durante casi tres horas los mismos se enzarzaron en un tenso debate que llego a ser bronco por momentos.  En el mismo, se discutió sobre una gran amplitud de temas que van desde la economía hasta la inmigración, el laicismo, las pensiones o las relaciones exteriores y en especial la relación que debe tener Francia con la Unión Europea.

Como era previsible, tanto Macron como Le Pen fueron la diana principal de los ataques del resto de participantes en el debate y el saberse fajar y resistir los embates les permitió erigirse a ambos como vencedores del mismo, según una encuesta realizada al acabar la emisión. Fillon, por su parte, intentó pasar desapercibido la mayor parte del debate, aunque se mantuvo firme en sus principios conservadores cuando se trataron tema relacionados con la eutanasia, aborto y matrimonio/adopción homosexual.

Los candidatos socialdemócrata y de izquierda se desenvolvieron con soltura en temas económicos y de religión, en el primer caso para zaherir a Macron al que presentan como el candidato de un establishment que financiaría su campaña, y en el segundo para acusar a Le Pen de escudarse en el laicismo para atacar a los musulmanes.

[Para leer en Navarra.Orain más análisis de política internacional por Cierzo Bardenero]

Los sondeos posteriores al debate confirman lo que ya viene siendo una tendencia., la estabilidad de Le Pen en torno al 26% de intención de voto en la primera vuelta de las presidenciales, lo que le permitiría pasar sin problemas a la segunda vuelta que se celebrará en mayo. Macron , al que la mayoría dio por vencedor en el debate se sitúa prácticamente a la par de la candidata del Frente Nacional, aunque el efecto Bayrou parece amortizado estabilizándose en las encuestas a una amplia distancia del candidato de la derecha francesa y tercero en liza para colarse en la segunda vuelta.

Fillon, el candidato conservador, tras ser imputado por los tribunales comienza un lento declinar en las encuestas, pero aún se mueve en cifras de 18-19% de apoyo, cifra que repunta cada vez que estalla uno de los múltiples escándalos que han salpicado su candidatura tal y como bien ha observado la periodista Carmen Arango, lo que demuestra un apoyo fiel de su electorado.

Bastante más lejos en las encuestas se mueven los candidatos de izquierdas Hamon y Melenchon , ambos en torno al 12%, Esta falta de presión hizo que se moviesen con soltura en el debate y eso se ha reflejado en un pequeño repunte en su intención de voto, nada que pueda alarmar por el momento a los tres primeros.

Esta campaña está marcada por una sucesión de escándalos económicos, casi siempre relacionados con el nepotismo o irregularidades contables a la hora de declarar ingresos o regalos y, aunque Fillon se lleva la mayor parte de los golpes, tanto Le Pen como Macron no se  libran del escandalo.

Cada vez queda más claro, salvo sorpresa de última hora, que en segunda vuelta se enfrentarán Le Pen y Macron, en un duelo entre proteccionismo vs social-liberalismo, entre soberanismo vs Mas Europa, entre dos formas de antagónicas de ver Francia y su relación con la Unión Europea.

No obstante, queda la duda del comportamiento de los electores conservadores y progresista respecto a su intención de voto en la segunda vuelta de las presidenciales de cara a la apoyar la candidatura social liberal o la frentista. Ya que, si teóricamente el pacto republicano implica que los partidos han de reclamar el voto hacia Macron, Marine Le Pen se mueve en torno al 40% en intención de voto, lo que supondría 12-14 puntos más que en primera vuelta, esto es, un incremento de en torno a un 50% de votos

Las cifras en las que se movería Le Pen serían más próximas a las del austriaco Hofer que las de Wilders en los Paises Bajos y tirarían por tierra el argumento mainstream que afirma que los resultados del día 15 son la tumba del populismo europeo. Un incremento de voto que proviene de sectores de la sociedad disconformes con Macron,  por su proyecto de avanzar en la integración europea , de sectores que consideran que no está capacitado para mantener el orden y la seguridad en un país azotado por el terrorismo yihadista y los disturbios en los banlieus.

[Para leer más análisis de política internacional por Cierzo Bardenero]

Por último, y no menos importante, hay grandes sectores de la izquierda que acusan a este exempleado de la Banca Rothschild de ser el artífice de la política liberal de los gobiernos socialistas y que estarían más próximos a las políticas económicas proteccionistas del Frente Nacional. Quedan menos de dos meses para conocer al próximo inquilino del Eliseo y ya parecen establecerse unas dinámicas de voto, aunque en una campaña tan azotada por los escándalos no es descartable una sorpresa de última ahora que tire por tierra las previsiones y análisis sobre las elecciones.

Secciones
#OrainOpinión

Relacionado con