Marine Le Pen, ese rubio – y oculto – objeto de deseo (un artículo de Mikel Castaño)

"Tengo muy claro que gran parte de la derecha española lubrica sólo imaginándose a la rubia de voz ronca en el Elíseo, y el mismísimo Paco Vázquez ha sido capaz de definirla como “no de extrema derecha sino patriota”"
Marine Le Pen, la Venus que muchos querrían ver en su espejo | Montaje: Navarra Orain
Marine Le Pen, la Venus que muchos querrían ver en su espejo | Montaje: Navarra Orain

FIRMA: MIKEL CASTAÑO   |   

Me pregunto cuántos aman a Marine. Y cuántos la desean en privado. Es mujer, es rubia, es potente en el escenario. Y sobre todo, de derechas. Sí, de derechas de toda la vida. Sabemos que tiene una intención de voto en las presidenciales francesas del domingo cercana al 25%, pero no sabemos la que tiene a este lado de la muga, al sur del Pirineo, donde, según sus conmilitones, empieza África.

frasemarinevenusPorque es un absoluto misterio cuántos votantes de cada partido español con silla en Cortes optarían por la papeleta de Marine Le Pen en una votación que es nominal, sin partidos por medio. ¿Que por qué me meto en semejante jardín? Porque tengo muy claro que gran parte de la derecha española lubrica sólo imaginándose a la rubia de voz ronca en el Elíseo (un saludo desde esta humilde columna a Bonnie Tyler), y el mismísimo Paco Vázquez ha sido capaz de definirla como “no de extrema derecha sino patriota”. Sí, el mismo don Paco que fue alcalde de A Coruña durante 23 años con el PSOE. Socialista, sí. Y del Opus.

Siempre me ha divertido la escaleta derecha-izquierda que utilizan los medios españoles. Para ellos un partido filonazi se puede convertir en “derecha populista” en un abrir y cerrar de urnas. Lo mismo que un candidato socialdemócrata se puede convertir en “bolivariano radical” si se le ocurre hablar de reformas económicas (siempre tímidas, que para eso son reformas). Ahí tenemos los ejemplos de Polonia o Hungría: ultracatólicos que podían hacer sonrojar al propio Vaticano o gobiernos que establecen un único ”relato histórico”de lo acaecido en sus últimos 80 años de historia (caramba, qué concidencia…). Con ellos no ha habido problema ninguno a la hora de votar en el Parlamento Europeo, convenios interestatales, relaciones económicas… ¿Por qué los iba a haber ahora con Marine?

Pero a lo que íbamos. Marine sería la guardiana del Pirineo que todo español de bien desearía. El dique de contención por el norte que una Catalunya independentista miraría como a la espada de Damocles. Quien eliminaría ikurriñas e ikastolas de Iparralde. Quien mandaría a sus chicos de gimnasio a ver qué se cuece en esa Navarra extraña gobernada por rojoseparatistas. Quien dejaría muy claro con políticas de acoso y derribo a lo popular que un lado de la muga es ESPAÑA y el otro FRANCIA. Y punto, circulen.

frasemarinevenus2El Partido Popular español y sus franquicias tendrían una gran aliada en ella. Una vez que el Front National supo tornar la judeofobia en islamofobia , Marine es una candidata incluso presentable. Aboga por ilegalizar a las organizaciones antifascistas, ya perseguidas de facto en el Estado Español frente a la manita blanda con que se trata a organizaciones neonazis, y a las élites económicas europeas no les da tanto miedo como parece su programa económico, que tornará en neoliberal en cuanto le pongan la miel en los labios. Ya lo hizo Lech Walesa en Polonia, ¿por qué no iba a poder Marine, con sus chicarrones de cuchillo y barra de hierro campando a sus anchas?

Trump ya no es aquél extravagante homófobo que asustaba con sus medidas locunas a la comunidad europea bienpensante: ahora es un Presidente de los Estados Unidos de América hecho y derecho, se ha ganado el título con su primer bombardeo de un país soberano. A ver qué nos prepara Marine para que todos los plumillas hablen bien de ella.

Ya me imagino a Esparza pidiendo audiencia en París.

Secciones
#OrainOpinión

Relacionado con