Ningún navarro decente le lleva la contraria a Cordovilla

Firma: ALBERTUIT    |     Ya está bien. Si uno dimite por motivos personales o familiares, no lo dice: asume el titular de que se va, y puesto...
destacadodiario

Firma: ALBERTUIT    |    

imagendiario

Ya está bien. Si uno dimite por motivos personales o familiares, no lo dice: asume el titular de que se va, y puesto debajo de los presuntos problemas del sitio donde trabajaba, a ver si cuela y suma al caos. ¿A quién se le ocurre desdecir al periódico centenario, al de mayor tirada, al que tanto ha hecho por Navarra? Esta gente del kanbio no tiene respeto por nada.

Lo anterior es, seguramente, lo que dijeron al leer la rectificación que les mandaba un médico al que habían elevado a la categoría de noticia. Hablo, claro está, de Cordovilla. Un topónimo que no se refiere a la localidad de la comarca de Pamplona, ni a la Superser, ni a la papelera, ni a los concesionarios de coches. Cordovilla es Cordovilla. Y punto. Y, en todas las sedes de los partidos políticos, uno tiene que cuadrarse cuando oye “Cordovilla”. Quien no lo haga, no es navarro. O no es un navarro decente.

En Cordovilla tienen la capacidad de crear la realidad. No solamente presuponer los motivos de las dimisiones, sino mucho más. Si Cordovilla dice que toda la plantilla de un sitio protesta, es que protesta; aunque en la pancarta haya 40 de 200, y algunos de ellos ya estén jubilados. Si Cordovilla afirma que los padres de niños rechazan las operaciones porque las hace gente que no sabe, es que los padres rechazan por miedo llevar a sus hijos al quirófano; da igual si han sido dos padres o doscientos, o si quienes operaban eran médicos del Servicio Navarro de Salud o un carnicero de Caparroso que pasaba por ahí.

destacadocordovillaSi a Cordovilla llega un mensaje de “guasap” que dice que un niño se ha meado encima en las pruebas de evaluación del PAI, se publica. Da igual si el mensaje llega el martes, se publica el miércoles y las pruebas de evaluación no empiezan… hasta el jueves. El niño se ha meado. No hay más que hablar. Y, si no se ha meado, se meará.

Cordovilla no miente: generaliza, pero no miente. Cordovilla no falta a la verdad: extrae solo la parte que le interesa, pero no falta a la verdad. Cordovilla se cabrea si no le citan, pero toma prestadas ideas a su antojo y sin empacho. Cordovilla hace y deshace, como siempre ha ocurrido. Hoy solamente titula, años ha fletaba aviones a Canarias. Nada nuevo bajo el sol.

Cordovilla es el faro del norte, la lucecita de El Pardo, la reserva espiritual de Navarra. Tiene la Verdad, y por eso sigue dando los sermones de espaldas a la feligresía, como antes del Concilio. Y eso tiene una pega: de espaldas a las bancadas, es más difícil controlar cuándo se te están yendo los fieles.

Secciones
#OrainOpinión

Relacionado con