Osasuna acaba perdiendo contra el Nástic en su mejor partido de la temporada en El Sadar (0-2)

Manu Barreiro y Alvaro marcan dos goles en los únicos disparos a puerta de su equipo frente a los 27 remates rojillos
OSASUNA NASTIC Roberto Torres Manu Barreiro

Osasuna, que pasa por ser uno de los equipos con más pólvora de Segunda división, no ha sido capaz de convertir en gol ninguna de las 27 oportunidades de las que ha dispuesto para golear a un Nàstic que, ironías del juego, solo ha precisado dos disparos a puerta para hacer un 0-2. Resultado que supone un frenazo a la marcha de un equipo que parecía haber dado con la tecla de la solvencia, que le priva del acceso a la tercera plaza de la clasificación y que acredita como, hoy por hoy, sigue teniendo en El Sadar su talón de Aquiles.

OSASUNA NASTIC estadísticaEl marcador, además, demuestra lo azaroso del fútbol; ese aspecto que los estudiosos del desarrollo del juego intentan minimizar. Mala suerte o falta acierto, sea lo que sea, lo que sí ha quedado claro es que Diego Martínez cuenta con jugadores entregados como pocos y capacitados para hacer eso que ha escamoteado a los seguidores en las últimas semanas envuelto en un discurso resultadista que, en menos de 24 horas, se le ha vuelto en contra. Y es que, sí, Osasuna cuenta con recursos para ir a por los partidos desde el principio y dominarlos hasta el final.

El palo de David

El caso es que el partido ha estado, muy probablemente, en las botas del hombre que más ha acertado en las últimas semanas: David Rodríguez. Un disparo al palo en el minuto 2 ha podido ser un 1-0 que, seguro, habría dado pie a un partido muy diferente. Quién sabe sin no habríamos visto al Osasuna que ha arrollado a su rival.

Sobre todo a partir del momento en el que Clerc se ha incorporado al centro del campo dejando a Lillo, Oier y Unai, que también ha tenido su oportunidad en un cabezazo cuando todavía Manu Barreiro no había aprovechado una mala salida de Sergio. 

Una jugada que nade de una acción de Fran Mérida que invita a pensar que las 12 tarjetas amarillas que ya ha visto esta temporada le pesan. De haber sido más contundente evitando la salida del Nàstic, cuando Osasuna estaba volcado, jamás el balón habría comprometido a Unai…

Si el dominio en la primera parte ha sido total, en la segunda ha resultado abrumador. La frecuencia con la que el equipo ha buscado la puerta rival, demoledora gracias a la aportación de Kike Barja, más activo tras el descanso, y de Rober Ibáñez y de Borja Lasso, que se ha estrenado ya como jugador de Osasuna.

Y de entre todas las oportunidades creadas, la que Dimitrievski le ha sacado a Xisco ha sido la mejor de todas ellas. Un escenario en el que era previsible el segundo gol del Nàstic, anotado por Álvaro en el tiempo de prolongación. Alvaro, que como Manu Barrerio, el día 1 de diciembre no habrían podido decidir un partido en El Sadar.

Ficha del partido

Osasuna (0): Sergio; Lillo, Unai García, Oier; Kike Barja (Quique, m.75), Lucas Torró, Fran Mérida, Clerc; David (Rober Ibáñez, m.65), Roberto Torres (Borja Lasso, m.52) y Xisco.
Nàstic (2): Dimitrievski; Kakabadze, Molina, Suzuki, Abraham; Muñiz (Assoubre, m.59), Silvestre (Matilla, m.42), Gaztañaga, Tete Morente; Maikel Mesa (Álvaro, m.62) y Manu Barreiro.
Goles:
0-1, m.30: Manu Barreiro.
0-2, m.91: Álvaro.
Árbitro: Luis Milla (Comité Andaluz). Mostró tarjeta amarilla a Lillo (2). Por el Nàstic amonestó a Abraham, Tete Morente y Matilla.
Incidencias: Partido de la decimoséptima jornada de LaLiga 1/2/3, aplazado por la nieve el 1 de diciembre. 12.254 espectadores (66,6% del aforo de El Sadar). La entrada está por debajo de la media de la temporada (76%).

Secciones
#OrainOsasuna#OrainPortadaOtros

Relacionado con