Osasuna demuestra que en Primera división sólo ha habido un equipo peor que los rojos: el Granada (2-1)

El Sadar hace gala de su extraordinaria indulgencia y celebra con el equipo la victoria en el partido del adiós a Primera tras una temporada nefasta
OSASUNA-GRANADA | Steven es felicitado después de marcar el 1-0
OSASUNA-GRANADA | Steven es felicitado después de marcar el 1-0

Steven, sí, el canterano Jhon Steven Mondragón. El ha sido quien ha abierto el marcador logrando con ello una marca inédita. Nunca antes un central formado en Tajonar había tenido una aparición tan realizadora en el primer equipo.

Nunca antes y mucho menos en las circunstancias además en las que lo ha hecho el colombiano. Un jugador que, además, para nada aparecía hace unas semanas en las quinielas de aspirantes a dar el salto; esas que hacen quienes más y mejor conocen lo que se está cociendo en el fútbol base.

Un jugador que ha podido disfrutar de minutos de calidad y lo ha aprovechado. Los ha aprovechado él y los va a rentabilizar el club. El mismo club que se dice de cantera y que ha cerrado la temporada en casa presentando un equipo titular con sólo dos caras nuevas: Aitor Buñuel, otro canterano que le ha sacado chispas a lo que lleva jugado en Primera, y Steven…

Una historia que puede contar en primera persona, igualmente, Kenan Kodro. Sus siete goles acreditan que, por lo general, cada minuto de confianza invertido en un jugador en cuya formación has invertido tiempo y recursos tiene muchas posibilidades de convertirse en un activo valioso para el club…

Por ello, y por mucho que El Sadar haya despedido al equipo haciendo gala de una magnanimidad estratosférica, alguien debería abrir un profundo periodo de reflexión y trasladar sus conclusiones al próximo director deportivo y al entrenador que éste siente en el banquillo.

De paso, ese mismo debería enhebrar un discurso en el que asome de una vez por todas un mínimo de autocrítica. Discurso público en el que, además, se exponga la necesidad de que el club haga suyo un punto de esa exigencia que es imprescindible para salir a competir y, también, para aspirar a mejorar.

Eso no es incompatible con un apoyo incondicional, faltaría más; pero esa exigencia jamás puede ser anulada por un ‘amor a los colores’ que en ocasiones acaba siendo un lastre. El proyecto que sea capaz de aunar, en igual medida, apoyo y exigencia estará mucho más cerca del éxito. Mucho más que aquel otro que se quede sólo con uno de los elementos de la ecuación. ¿O acaso no recuerda nadie lo que sucedió después de aquella lamentable tarde de lluvia en Anduva?

Por lo demás, el partido ha estado marcado por errores en la defensa que, como ha reconocido el propio Vasiljevic, han terminado por enviarles a Segunda con van a acabar con unos números realizadores de equipo que consigue la permanencia con relativa solvencia. Errores compartidos por un Granada que, al final, ha dejado claro que en Primera división sí había un equipo, que no plantilla, peor que Osasuna.

Ah, jugó Sergio León y, aunque lo intentó y hasta, incluso, ponerse en evidencia, no logró marcar su gol. El otro delantero llamado a ser referencia, Oriol Riera, también se puso en evidencia reclamando su entrada en el choque para, supuestamente, despedirse de la grada.

.

.

Ficha del partido

Osasuna (2): Sirigu; Aitor Buñuel (Clerc, m.68), Oier, Vujadinovic, Steven (Unai, m.79), Alex Berenguer; Raoul Loé, Roberto Torres, Causic (Olavide, m.68); Kenan y Sergio León..
Granada (1): Ochoa; Vezo, Lombán, Ingason, Foulquier; Krhin, Hongla (Uche, m.83), Angban; Boga (Aly Mallé, m.64), Adrián Ramos y Andreas Pereira (Entrena, m.81)
Goles:
1-0, m. 24: Steven.
1-1, m. 24: Adrián Ramos.
2-1, m. 75: Kenan.

Secciones
#OrainOsasuna#OrainPortada

Relacionado con