Osasuna, fiel a sus carencias de toda la temporada, acaba empatando contra el Deportivo en El Sadar (2-2)

Steven consegue su primer gol como jugador de la primera plantilla en el día de la reaparición de Javier Flaño tras 8 meses de recuperación
OSASUNA DEPORTIVO | Equipo agradece apoyo El Sadar

Con un estadio como El Sadar y una defensa solvente y conceptos defensivos trabajados, Osasuna no sólo estaría hoy en la pelea por evitar el descenso sino que, como el Deportivo de la Coruña, hoy sería virtualmente equipo de Primera división a falta de tres jornadas para el final de la Liga.

Con un estadio como El Sadar, una defensa solvente y, sobre todo, con un equipo que se despliegue en fase defensiva con un mínimo de criterio y buena parte de la capacidad ofensiva de esta plantilla, Osasuna será un candidato a pelear por el ascenso la temporada que viene.

Porque como insisten los que saben de esto, el fútbol es un deporte que se concibe ‘de atrás hacia adelante’. No importa el cómo. Ni el nombre ni el número de efectivos que empleas. Eso no es nunca lo relevante. Lo relevante es la efectividad del trabajo colectivo a la hora de proteger la portería. Y Osasuna, como acreditan la media de algo más de dos goles en contra por jornada, no ha logrado estar a la altura desde el primer minuto de la competición con independencia de quién se sentara en el banquillo.

Por ahí se ha ido el ‘objetivo irrenunciable’. Por ahí se ha escapado hoy la victoria frente al Depor. Por cierto, Guilherme ha anotado sus dos primeros goles de la temporada. Los ha conseguido después de acumular 2.028 minutos… El partido ha dejado, en todo caso, algunos nombres propios.

El primero, el de Steven. Con un buen gesto técnico, el canterano ha marcado su primer gol como jugador de Primera división. El central ha adelantado a los rojos que han podido irse al descanso con al menos otro gol más. Y hubiera sido un auténtico golazo.

Kenan Kodro es el segundo de los nombres que deja el choque. Que haya recurrido a una cola de vaca para habilitarse un espacio dentro del área del Deportivo y sacar un disparo que se le ha ido fuera supone otro hito más en la imparable progresión de un jugador que en diciembre de 2015 tenía un pie y medio fuera del club.

Aitor Buñuel es el tercero. Su caso evidencia que los minutos de calidad a disposición de un talento natural multiplican la velocidad de crecimiento de un jugador.

El cuarto nombre es Javier Flaño. Él sí que puede legítimamente atribuirse buena parte de esos méritos a los que les han salido tantos padres. Entre ellos, el milagro de Sabadell que evitó el descenso a Segunda B y una cuota importante del ascenso y con él, toda esa morterada de euros que, como recordaba ayer sábado Vasiljevic, han servido para cumplir el, este sí, gran objetivo de la temporada: sanear el club.

Los quince minutos que ha jugado suponen el final de un calvario y la recuperación de otro de esos que será imprescindible para pelear eso que ha coreado la grada: volver a Primera otra vez.

.

.

Ficha del partido

Osasuna (2): Sirigu; Aitor Buñuel (Javier Flaño, m.77), Oier, Steven, Fuentes (Alex Berenguer, m.23), Clerc; Fausto (De las Cuevas, m.77), Roberto Torres, Causic; Kenan y Sergio León.
Deportivo (2): Lux; Juanfran, Albentosa, Arribas, Navarro; Guilherme, Borges; Bruno Gama (Ola John, m.61), Çolak (Carles Gil, m.79), Luisinho (Marlos Moreno, m.88); y Andone.
Goles:
1-0, m.4: Steven
1-1, m.18: Guilherme
1-2, m.70: Guilherme
2-2, m.78: Juanfran (propia puerta)

Secciones
#OrainOsasuna#OrainPortada

Relacionado con