Osasuna-Oviedo: El Sadar lleva a los rojos en volandas hasta las puertas de la promoción (2-1)

Linares adelanta a los carbayones en el minuto 15 de partido y los rojos le dan la vuelta con goles de Fran Mérida, de penalti, y David
OSASUNA OVIEDO DAVID

Captura de pantalla 2018-05-13 a las 10.51.25

No falla. El Sadar nunca falla. Y aunque algunos no parezcan entenderlo esa es una ventaja diferencial única, prácticamente inimitable, en la que apenas hay que invertir y por la que matarían más de la mitad, por no decir toda la Segunda división.

Por eso, porque ha estado siempre ahí y porque el mecanismo para poner de tu lado a una grada que es capaz de darle la vuelta a un marcador cuando su equipo no ha dado señales de vida durante media hora, resulta sorprendente que el club no haga un esfuerzo sistemático, estratégico o como quieran llamarlo para explotar algo que es mucho más que una seña de identidad.

Quien conoce la historia de Osasuna y es capaz de ponerla en el contexto del fútbol de hoy, y de ayer, sabe -y sino deberían explicárselo- que el nivel competitivo y los logros acumulados durante casi 100 años de historia no guardan relación con los parámetros que rigen la lógica del futbol, el industrial de hoy y el artesano de ayer. Una historia que no se entiende sin la inquebrantable fidelidad de una hinchada que, además, ha sido siempre más comprensiva que fiel.

Grada que es capaz de empujar a su equipo a pesar de que lleva dos meses defraudándole un día sí y otro también. Grada que agradece una victoria que vale más que tres puntos y un paso hacia una fase de promoción de ascenso que parecía ya perdida.

Y la agradece porque al osasunismo lo que le gusta es sentir que su equipo es el suyo. Algo que, por ejemplo, se activa con salidas al campo como la de la segunda parte y no con ese ejercicio de especulación, que lo ha sido durante media liga, cada comienzo de partido. Especulación que hoy ya es miedo cerval, de ese que paraliza en cuanto surge el primer contratiempo. Léase un gol como el de Linares en el minuto 15…

Luego ha llegado el ejercicio de paciencia de la grada, contenida durante media hora a pesar de que se estaba yendo por el desagüe lo que quedaba de ilusión. Y después, la demostración de que la metodología y la verborrea sin corazón sirven de muy poco y mandan al olvido el compromiso de Miguel Flaño, la pelea de Lillo, actuaciones brillantes como la de Lucas Torró, detalles de lujo como los de Borja Lasso en el gol del empate, el desequilibrio de Fran Mérida o la determinación de David

Los rojos ya han puesto el pie para evitar que se cierre la puerta que da acceso a la promoción de ascenso a Primera división. Ahora, salvados las dos primeras finales, que lo eran, en Tarragona y contra el Oviedo, queda otra más. Y después de la de Soria, quedará otra, frente al Lorca. Y por último, aunque Diego Martínez no lo crea, Osasuna disputará la última en Valladolid. Sí, la última de cinco finales, que es como se abordan los partidos en los que un equipo se juega muchas más cosas que la consecución de un objetivo deportivo, que de eso viven los clubes como Osasuna.

Ficha del partido

Osasuna (2): Sergio; Lillo, Miguel Flaño, Aridane, Oier; Lucas Torró; Rober Ibáñez (Unai, m.85), Torres (Fran Mérida, m.52), Lasso, Quique; Xisco (David, m.70).
Oviedo (1): Herrero; Johannesson, Forlín, Carlos Hernández, Christian (Toché, m.84) Varela; Folch, Rocha; Hidi (Aarón, m.75); Saúl Berjón, Linares.
Árbitro: Dámaso Arcediano (castellano-manchego). Ha amonestado a Aridane (5), Rober Ibáñez (2), Miguel Flaño (1), Lillo (2) y Fran Mérida (1). Por el Oviedo han visto tarjeta amarilla Linares, Folch, Herrero, Varela, Rocha,
Goles:
0-1 (m.15): Linares
1-1 (m.58) Fran Mérida, de penalti.
2-1 (m.83): David Rodríguez, a centro de Lillo.
Incidencias: 13.707 espectadores en El Sadar, 74,6% del aforo y por encima de la media de la temporada (71%). Se han quedado, a pesar de que se vendieron todas las entradas, 4.668 asientos vacíos.

Secciones
#OrainOsasuna#OrainPortada

Relacionado con