Pedro Sánchez va de malote

Firma: ALBERTUIT     |        Es una de las fotos del fin de semana: Pedro Sánchez, spray de pintura en mano, pinta un grafiti: “Somos Socialistas”....
Pedro Sánchez, en un acto de su campaña | Foto: Twitter / EFE / El Español
Pedro Sánchez, en un acto de su campaña | Foto: Twitter / EFE / El Español

Firma: ALBERTUIT     |     

 

Es una de las fotos del fin de semana: Pedro Sánchez, spray de pintura en mano, pinta un grafiti: “Somos Socialistas”. Pedro se ha presentado como “el candidato de la militancia”, y por eso se ha retratado como un militante de base que hace una pintada. Va de malote. Pero no cuela.

Jamás se vio cazadora tan suave y aterciopelada haciendo una pintada. Jamás se vieron manos tan finas pintando un grafiti. Y, sobre todo: jamás se vio a un grafitero rellenar unas letras silueteadas. Y mal, por cierto; porque hay niños de cuatro años que rellenan mejor las letras que el hasta hace nada secretario general del PSOE.

Esa condición de exsecretario, es decir, de máximo mandatario, de máximo controlador de la fontanería de un partido, hace que su presentación como “el candidato de la militancia” resulte tan impostada como su pose de grafitero. Sánchez, en su vida anterior, solo ha usado a la militancia como los sprays: para espantar moscas. Cuando consultó a la militancia aquel pacto con Ciudadanos – consciente de que no servía para nada porque los números no dadestacado opinion albertuirban-, lo hizo con el único fin de tener un plebiscito que le permitiera presentarse a las siguientes elecciones sin pasar por la casilla de primarias.

En Navarra, también se sabe muy bien que eso de la militancia no ha ido con Pedro. Que la militancia se llevó las manos a la cabeza cuando vio que Roberto Jiménez acababa en su Ejecutiva Federal. Que la militancia y no militancia socialista pudo elegir en unas primarias entre la candidata díscola de un grupúsculo informe (Amanda Acedo), y aquella María Chivite que desde Ferraz (léase Sánchez, César Luena y acólitos varios) habían colocado como portavoz en el Senado para dotarle de proyección. Democracia teledirigida. Militancia que elegía con las cartas marcadas. Militancia a la que no le preguntaban si echar o no a dos concejales por formar parte de la Junta de Gobierno Local, como ocurrió en Tafalla.

Por cosas así, cuando Pedro Sánchez va de candidato de la militancia, no acaba de colar. Igual que no cuela que vaya de malote. Pero es lo que le toca hacer, tras haberse ido de los resortes del poder (se fue, recordemos, no le echaron). Cuando no eres aparato, o vas de antisistema o te comes los mocos. Y, hoy, Sánchez ha de jugar la carta antisistema frente a Patxi López, que sí ha tenido cargos institucionales y cuenta de su lado con la fontanería de Rodolfo Ares. Otra cosa es que López solamente sepa qué es ganar con candidatos ilegalizados por medio. Ojo, Pedro, no vaya a ser que una pintada en mal lugar y mal momento haga que te apliquen la Ley de Partidos.

sanchez santosBonus track: veo una foto de Santi Cerdán, aka Santos Cerdán (secretario de Organización del PSN), posando con el malote de Pedro. En la foto se asemejan a Santiago Segura y el penúltimo galán invitado de su saga Torrente. Pero no, es una foto de contenido político. El PSN se ha posicionado muy claramente por Sánchez.

Quizá puedan preguntarle a Lizarbe qué tal es eso de apoyar a caballo perdedor. Juanjo, allá donde esté, seguro que se está acordando de su respaldo a Bono en aquel Congreso donde ganó un tipo jovenzuelo de León, llamado como El Puma: José Luis Rodríguez. Poco después de que al tal Rodríguez le añadiesen “Zapatero”, a Lizarbe le mandaron a por su zapatos.

Secciones
#OrainOpinión

Relacionado con