¿Pide el Tribunal de Cuentas al Gobierno de Navarra que cometa un contrafuero?

El Gobierno de Barkos se ratifica en que no tiene por qué poner los números de Barcina en 2014 y 2015 bajo la fiscalización del Tribunal de Cuentas
Asun Olaechea, presidenta de la Cámara de Comptos.
Asun Olaechea, presidenta de la Cámara de Comptos.

Uxue Barkos ha insistido este jueves en que su gobierno “cumple la ley” al negar al Tribunal de Cuentas la contabilidad de la Comunidad Foral. Una contabilidad que, dicho sea de paso, no afectaría al Gobierno Barkos, sino al Gobierno de Barcina, puesto que los ejercicios solicitados por el órgano fiscalizador son los de 2014 y 2015. El Tribunal de Cuentas afirma estudiar, tras la negativa, el llevar el asunto a la fiscalía, por un presunto delito de desobediencia. El diario El País ha llegado a afirmar que el gobierno foral se declara en rebeldía“.

Pero… ¿es desobediencia no aceptar la solicitud? ¿O sería un contrafuero el aceptarla? ¿Cuál es el papel de la Cámara de Comptos, una institución clave del autogobierno, si el Tribunal de Cuentas puede saltársela y pedir directamente al Gobierno foral la contabilidad? ¿Qué dice exactamente la ley?

Ley Orgánica 2/1982 del Tribunal de Cuentas

Son dos las leyes que debemos tener en cuenta. La primera es la Ley Orgánica que regula el funcionamiento del Tribunal de Cuentas. En su artículo primero, la ley orgánica 2/1982 afirma lo siguiente:

Uno. El Tribunal de Cuentas es el supremo órgano fiscalizador de las cuentas y de la gestión económica del Estado y del sector público, sin perjuicio de su propia jurisdicción, de acuerdo con la Constitución y la presente Ley Orgánica.
Asimismo, corresponde al Tribunal de Cuentas la fiscalización de la actividad económico-financiera de los partidos políticos inscritos en el Registro de Partidos Políticos del Ministerio del Interior, así como la de las fundaciones y demás entidades vinculadas o dependientes de ellos.
Dos. Es único en su orden y extiende su jurisdicción a todo el territorio nacional, sin perjuicio de los órganos fiscalizadores de cuentas que para las Comunidades Autónomas puedan prever sus Estatutos. Depende directamente de las Cortes Generales.

El párrafo relativo a los partidos políticos fue añadido en 2015, en una reforma legal sobre la financiación de las formaciones políticas. El segundo epígrafe, que es donde puede residir una de las claves de este asunto, no ha sido modificado desde 1982.

Y es que la Ley Orgánica que regula al Tribunal de Cuentas establece que su jurisdicción abarca “todo el territorio nacional”; y lo hace “sin perjuicio de los órganos fiscalizadores de cuentas que para las Comunidades Autónomas puedan prever sus Estatutos”. La cuestión es que Navarra no es, jurídicamente, una Comunidad Autónoma, sino una Comunidad Foral. ¿Entra por tanto la Cámara de Comptos, institución foral, dentro de esos “órganos fiscalizadores que para las Comunidades Autónomas puedan prever sus Estatutos”?

Comptos y su reflejo en la reforma del Amejoramiento

Una posible respuesta legal podemos tenerla en un hecho, que es que no se recurriese ante el Tribunal Constitucional la Ley Foral 7/2010 de reforma del Amejoramiento. Una reforma del Amejoramiento (que podríamos interpretar como más o menos equivalente a un Estatuto) que recogía lo siguiente sobre la Cámara de Comptos y su relación con el Tribunal de Cuentas:

“1. En virtud de su régimen foral, la Cámara de Comptos es el órgano fiscalizador externo de la gestión económica y financiera del sector público de la Comunidad Foral de Navarra, de los entes locales y del resto del sector público de Navarra.
2. La Cámara de Comptos depende orgánicamente del Parlamento de Navarra y ejerce sus funciones de acuerdo con su Ley Foral reguladora. […]
3. Sin perjuicio de lo dispuesto en los apartados anteriores, la Cámara de Comptos remitirá sus actuaciones al Tribunal de Cuentas. El dictamen del Tribunal de Cuentas será enviado con su respectivo expediente al Parlamento de Navarra para que éste, en su caso, adopte las medidas que procedan. […]
Si, en el ejercicio de su función fiscalizadora, la Cámara de Comptos advirtiera la existencia de indicios de responsabilidad contable dará traslado de las correspondientes actuaciones al Tribunal de Cuentas”.

Este es (extractado) el artículo 18 bis del Amejoramiento, añadido en la reforma de 2010. Como se ve, se establece la relación entre Comptos y el Tribunal de Cuentas, dejándose claro que es Comptos, y no el Tribunal de Cuentas, el órgano fiscalizador externo. Comptos debe trasladar las actuaciones que haga si hay indicios de responsabilidad contable, y remitir sus actuaciones. Pero en ningún caso aparece reflejado que el Tribunal de Cuentas fiscalice directamente la gestión económica del sector público navarro.

Las cuentas solicitadas ya fueron fiscalizadas

Cabe plantearse que, si este artículo añadido en 2010 hubiera sido susceptible de inconstitucionalidad, hubiera sido llevado al TC por parte del Gobierno central, como otras tantas leyes navarras que aún hoy permanecen recurridas. Sin embargo, no es el caso, por lo que ese artículo 18 bis es de plena vigencia en estos momentos.

La Cámara de Comptos ya fiscalizó las cuentas de 2014 (ver informe) y 2015 (ver informe), sin que destacara nada reseñable en su trabajo. Puestos a solicitar informes a Navarra, el Tribunal de Cuentas puede verlos en la página web de Comptos, a través de los enlaces antes indicados. Y, en todo caso, es Comptos quien tendría que hacérselos llegar, no el propio Gobierno de Navarra.

Secciones
#OrainPolítica#OrainPortada

Relacionado con