Profesionales de Enfermería promueven un protocolo para normalizar la lactancia materna en la UCI del CHN

Se pretende que se pueda llevar a cabo en casos en los que el parto requiera el ingreso de la madre en la Unidad de Cuidados Intensivos
De izquierda a derecha;  Ignacio González, Andrea Fadrique y Vanessa Crespo, tres de los autores del estudio. Foto: Navarra.es
De izquierda a derecha; Ignacio González, Andrea Fadrique y Vanessa Crespo, tres de los autores del estudio. Foto: Navarra.es

Un equipo de profesionales de Enfermería del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) ha desarrollado un protocolo de actuación dirigido a facilitar que pueda establecerse la lactancia materna en casos de parto que requieran el ingreso de la madre en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), con la separación del bebé que eso conlleva.

El equipo, integrado por las enfermeras Andrea Fadrique y Vanessa Crespo, el enfermero Ignacio González y la matrona Allende Pérez, viene realizando diferentes actividades de divulgación y formación de profesionales dirigidas a normalizar la posibilidad de que las madres ingresadas en esta unidad (17, el año pasado) puedan iniciar la lactancia si así lo desean y su situación clínica lo permite.

El trabajo del CHN en este campo comenzó hace cuatro años, cuando los citados profesionales comenzaron a reunir información para elaborar una guía de recomendaciones para profesionales. Esta guía ha servido de base para desarrollar un protocolo dirigido a mejorar los cuidados que se prestan en la UCI a este perfil de pacientes, en línea con el Plan de Humanización del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O).

El protocolo parte del respeto a la decisión de la madre ante la posibilidad de dar o no lactancia materna a su bebé, que normalmente permanece ingresado en la Unidad de Neonatos del CHN mientras ella se encuentra en la UCI. Si el estado de salud de la paciente no lo permite, no se inicia. En caso de que la lactancia materna sí sea posible clínicamente y la madre esté dispuesta a establecerla, se da comienzo a un proceso de estimulación mediante extractor de leche en las primeras cuatro horas desde la llegada a la unidad. Se estimula la lactancia cada dos horas en horario diurno y cada cuatro en horario nocturno, siempre teniendo en cuenta las necesidades de descanso de la madre.

Todo el contenido de leche que produce la madre se envía a la Unidad de Neonatos para poder alimentar al bebe, bien por biberón o sonda nasogástrica. En todo este tránsito se observan las máximas condiciones de higiene y mantenimiento de la temperatura de la leche, tal como es habitual en la sala de Neonatos dedicada a la conservación y gestión de la leche materna que se administra habitualmente a los niños y niñas ingresados.

Este inicio mecánico de la estimulación y la producción de leche inmediato al parto resulta clave para que la madre pueda mantener una experiencia de lactancia exitosa una vez sea dada de alta. La estancia media de estas pacientes en UCI el año pasado fue de 3,4 días (los ingresos más breves fueron de apenas un día y el más largo de cerca de 7). El perfil de mujer post-parto no es habitual en la UCI, aunque sí es notable el interés que han venido demostrando estas mujeres en intentar mantener el vínculo de la lactancia materna con su bebé desde que se aplica este protocolo.

Los motivos de ingreso de estas mujeres son fundamentalmente preclampsias (aumento de la tensión arterial y de los niveles de proteínas en orina que obligan a adelantar el parto por el riesgo para el bebé y la madre) y atonías uterinas (tras el parto, no se produce una buena contracción del útero y se genera un sangrado importante).

Tras una primera fase de pruebas, el protocolo para normalizar la lactancia en UCI se ha implantado con la colaboración de las áreas de Enfermería de Cuidados Críticos, Cuidados Materno-Infantiles y profesionales de Medicina de UCI, ginecología y neonatos. Para su puesta en marcha, se realizó el pasado mes de enero un primer curso de formación a profesionales, en el que participaron 24 personas, entre enfermeras y auxiliares de enfermería. El curso incluye formación genérica sobre lactancia materna, recomendaciones y pasos a seguir para plantear la posibilidad de lactancia a una mujer recién ingresada en UCI y pautas para el manejo de material y aparataje para la extracción de leche.

La posibilidad de aportar leche materna a los bebés ingresados en la Unidad de Neonatos tras un parto complicado se considera muy positiva a nivel alimentario y por los beneficios que aporta a nivel de protección inmunológico, pero también por la posibilidad de mantener el vínculo con la madre pese a estar separados. Aunque estos bebés en ocasiones se encuentran en un estado tan delicado que no pueden deglutir, se estima que el simple contacto con la leche materna en la cavidad oral aporta beneficios para la recuperación.

Secciones
#OrainInvestigación#OrainPortada#OrainSalud

Relacionado con