Querida nieta mia… (Un artículo de The Question)

Firma: The Question Querida nieta mía: Me preguntas a mí, que ando ya cada día peor de memoria, que me retrotraiga a cosas que pasaron en 2018 para tu...
The Question

Firma: The Question

Querida nieta mía:

Me preguntas a mí, que ando ya cada día peor de memoria, que me retrotraiga a cosas que pasaron en 2018 para tu trabajo de clase. A mí, que no recuerdo ya ni lo que desayuné esta mañana…

Pues por abril creo que fue salió el fallo y la sentencia de un juicio muy mediático de esos años. Creo recordar que eran cinco hombres formidos, alguno incluso guardia civil especializado en casos de maltrato a la mujer, que una madrugada del siete de julio se llevaron a una cría de 18 años a un rellano de unas escaleras de portal y allí hicieron con ella todo acto sexual que se les ocurrió, lo grabaron y se llevaron su móvil para que le costara pedir ayuda.

Se montó un buen pollo, mi niña. Resulta que esa cuadrilla tenía un grupo de whatsapp en el que chuleaban de las cosas que les hacían a las mujeres y se animaban a seguir haciéndolo. “La Manada”, se hacían llamar. Pero ni estas conversaciones ni que alguno de sus miembros estaba en camino de ser juzgado en breve por la sospecha de que drogaron a una chica en unas fiestas de pueblo para abusar de ella fue tenido en cuenta por ser hechos anteriores. Ahora que lo pienso, creo recordar que sin embargo la defensa si que contrató a un detective privado para analizar como pasaba la muchacha su vida. Si se atrevía a sonreir meses después debía ser porque no fue para tanto, nos querrían haber hecho ver o algo así esta gente.

La cosa es que llegó tras cinco meses de espera el día. Y ese día, ¡oh sorpresa!, el tribunal condenó a esta gente a nueve años de prisión. Se argumentó que los abusos estaban probados, pero no lo consideraron una violación porque, aunque estimaban que había habido intimidación para que se produjeran los hechos, no hubo por el contrario violencia. Esto fue lo más duro de asimilar por la gente de entonces, claro, ya que estaba en la memoria colectiva lo de la otra chiquilla. Nagore creo que se llamaba. Otra chavalica que se topó con un tipo de estos y que al resistirse ante este animal acabó asesinada y semidescuartizada. Cumplió nueve años de cárcel, gracias dicen, a la maravillosa defensa que le podía brindar el dinero. Dinero que se decía ganado con valores profundos y que acabó para defender a un asesino.

El mensaje trasladado era desquiciante: si no ofreces resistencia a la intimidación solo es un abuso; si lo haces tu integridad física puede peligrar. En todo caso, no esperes justicia para ti.

Tampoco estimó el tribunal que grabar a la muchacha en el acto y luego difundir el video en un grupo de whatsapp era sancionable. Supongo que estimaron el permiso por parte de ella venía implícito.

Pero lo más insensible de todo, la mayor puñalada de todas, la recibió esta chica de uno de los tres magistrados, que se mostró disconforme con sus dos compañeros y emitió un voto particular. Su mensaje a la sociedad venía a ser que una chica de 18 años se había dejado llevar por la algarabía y había decidido irse con cinco chicarrones a las escaleras de un portal a tener una orgía con ellos, dejarse grabar y difundir, y encima disfrutó como una loca con ello. Poco más o menos.

Eran tiempos muy locos, mi niña… los años en los que se multaba a la gente por manifestarse, prescribían los delitos de los políticos, salía barato arrollar ciclistas con un coche… Se cumplían penas mayores por robar pañales por necesidad que por gastar dinero público en volquetes de putas; podías amenazar la vida de la gente por la radio si eras de derechas, la familia Borbón era intocable e incuestionable hiciera lo que hiciera; se banalizaba el terrorismo y se amnistiaba al defraudador; que se les decía a los jubilados que no había dinero para pensiones y luego de repente aparecía por arte de magia y del PNV.

Y sin embargo se palpaba que en la calle, y sobre todo entre las mujeres, algo estaba cambiando.

Pero ya no recuerdo muy bien que pasó después.

Besos, cariño. Se fuerte y mantén la lucha.

Tu abuelo que te quiere.

“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación (Charles Dickens)”.

 


Secciones
#OrainOpinión

Relacionado con