De ‘republificaciones’ y subrogaciones laborales (Un artículo de Carlos Couso)

Firma: Carlos Couso* Estos días hemos abordado en el Parlamento la situación de la plantilla de la empresa FCC que se dedica a la recogida de residuos sólidos en...
fcc

Firma: Carlos Couso*

Estos días hemos abordado en el Parlamento la situación de la plantilla de la empresa FCC que se dedica a la recogida de residuos sólidos en los municipios adscritos a la Mancomunidad de Servicios de la Comarca de Pamplona, una vez que ya se ha anunciado que en la Asamblea General de dicha Mancomunidad, a celebrar el próximo 27 de junio, se va a aprobar la reversión del servicio actualmente privatizado para su gestión directa por parte de la propia Mancomunidad, paso a explicar lo que viene a continuación. En la sesión de trabajo celebrada este pasado martes, 20 de junio en el Parlamento, entre la Comisión de Desarrollo Rural y l@s representantes sindicales de l@s trabajador@s afectad@s, quien escribe estas líneas puso de manifiesto la posición de Podemos-Ahal Dugu.
Una de las primeras cuestiones que se explicó es que se tiene que tener claro que no estamos ante un proceso de “publificación” al 100%, o puro, pues la Mancomunidad gestiona los servicios que presta a través de la sociedad, privada pero de capital público, “Servicios de la Comarca de Pamplona, S.A.” (SCPSA).

Por tanto, los procesos de contratación de los trabajadores y trabajadoras de esta empresa, en nuestra opinión, no tienen que ser necesariamente los propios de una Oferta Pública de Empleo para la selección de personal por oposición, sino que se puede contratar por concurso de méritos, procedimiento habitual y pactado con la representación sindical en todas las sociedades públicas de Navarra, como las adscritas a la CPEN. A partir de aquí, es en la puntuación que se quiera dar a la experiencia en la realización de trabajos como los ofertados donde pueden estar las posibilidades de que la actual plantilla continúe en sus puestos de trabajo.

Habrá que puntuar entonces lo suficiente para garantizar que quienes llevan décadas demostrando su compromiso y profesionalidad en el desempeño de esos puestos de trabajo en empresas de titularidad inicialmente pública y después privada (y ahora otra vez pública), puedan continuar haciéndolo. Hay quienes desempeñan los trabajos desde los tiempos de LIMUPANSA, antes de que existiera la propia Mancomunidad. Así que es de justicia, y de interés para garantizar la calidad del servicio.

El caso no tiene nada que ver con lo ocurrido con las cocinas del complejo hospitalario, donde la reversión a la gestión pública si es al 100%, o pura, pues quienes desempeñan ahora los puestos de trabajo sí que han pasado a ser parte de la plantilla directamente contratada por el Servicio Navarro de Salud/Osasunbidea, por la Administración Pública de Navarra, quien por cierto, bajo el Gobierno de UPN, al momento de privatizar despidió a las personas que realizaban los trabajos de cocina y que tenía directamente contratadas.

A esto nos referíamos cuando decíamos a l@s representantes sindicales de l@s trabajador@s de FCC que desde Podemos-Ahal Dugu no podíamos pensar en otra cosa que no fuera su continuidad en los puestos de trabajo. Cosa que por otra parte, reconocemos, no está en última instancia en nuestra mano poder garantizar, pues es competencia de los órganos de gobierno y toma de decisiones de la Mancomunidad. Pero si se quiere, se puede.

También explicamos en la citada sesión de trabajo, que debiéramos revisar a fondo y ejercer activamente, las competencias legislativas que tenemos en Navarra en materia de sucesión de empresas y cambio de empresas adjudicatarias de trabajos y servicios externalizados por la Administración Pública, para evitar que en estos procesos donde pueda darse un salto de lo privado a lo público (o semipúblico) y viceversa, la subrogación de las plantillas esté garantizada de antemano. Porque cuando este tipo de tránsitos se producen por decisiones de carácter político, en un sentido u otro, lo que no puede ser es que las plantillas de trabajador@s y sus derechos estén en juego y además sean un elemento clave para tomar esas decisiones políticas con ánimo de precarizar condiciones laborales.

Podemos-Ahal Dugu ya promovió en su día una Declaración Institucional del Parlamento de Navarra en la que instábamos a los agentes sociales y económicos a los que compete la negociación de los convenios sectoriales territoriales, a que incluyeran en dichos convenios cláusulas de subrogación de las plantillas en los casos de sucesión de empresas o cambio de empresa en la adjudicación de trabajos subcontratados en el ámbito de lo privado. No están haciendo ni puñetero caso, por cierto.

*- Carlos Couso es parlamentario foral de Podemos-Ahal Dugu

Secciones
#OrainLaboral#OrainOpinión

Relacionado con