Seis meses de cárcel: condenado el francés que en San Fermín agredió a una mujer en la Plaza del Castillo

El condenado, jugador de rugby, ve rebajada la petición de 25 meses de prisión, entre otros motivos, porque estaba borracho en el momento de los hechos
Agresiones sexistas

El Juzgado de lo Penal número 2 de Pamplona ha condenado a seis meses de cárcel a un ciudadano francés por agredir sexual y físicamente durante los pasados Sanfermines a una mujer en un bar de la Plaza del Castillo.

La sentencia, dictada tras el acuerdo entre la acusación. el Ministerio Fiscal y la defensa , también recoge la suspensión de la pena de prisión ya que el condenado carece de antecedentes penales.

El acusado, que ha permanecido en en prisión provisional desde el mediodía del 13 de julio,  ha abonado 2.000 euros de indemnización y deberá pagar, además, una multa de 240 euros y no podrá acercarse a la víctima a menos de 500 metros ni comunicarse con ella durante un año, según la sentencia dada a conocer esta mañana.

El alcohol, atenuante

La pena es sensiblemente inferior a la inicialmente solicitada por la fiscalía que había pedido 25 meses de prisión para el acusado.

El reconocimiento de los hechos por parte del agresor -que primero los negó, incluso llegó a huir del lugar de los hechos- así como su voluntad de reparación del daño han sido tenidos en cuenta para la rebaja de la petición.

Igualmente, el ahora condenado se ha visto beneficiado porque los hechos se produjeron cuando se encontraba bajo los efectos del alcohol.

Manoseo y agresión

El relato de los hechos elaborado por el juez de guardia detalla como el agresor, que reconoció que es jugador de rugby, se acercó a su víctima en un bar de la Plaza del Castillo. Cuando se aproximó a ella “comenzó a toquetearle violentamente los pechos, las nalgas e incluso la zona genital”.

Los acompañantes de la mujer intentaron disuadir al ciudadano francés que no depuso su actitud. Ello provocó la reacción de la agredida que “le agarró donde pudo en la zona de la entrepierna”.

En ese momento, el hombre “comenzó a reírse a carcajadas, continuando con su manoseo y no contento con ello y ante la defensa de la mujer, le propinó un fuerte golpe en el lado izquierdo de la cara que hizo que cayera al suelo y perdiera momentáneamente el conocimiento”.

Secciones
#OrainPortada#OrainSucesos

Relacionado con