El yihadismo vuelve a golpear Burkina (Un artículo de Cierzo Bardenero)

Firma: Cierzo Bardenero El yihadismo ha vuelto a golpear con fuerza en el Sahel la noche del domingo causando, al menos, 18 víctimas mortales y una docena de heridos...
Burkina

Firma: Cierzo Bardenero

El yihadismo ha vuelto a golpear con fuerza en el Sahel la noche del domingo causando, al menos, 18 víctimas mortales y una docena de heridos de diversa consideración en Burkina Faso. Lo que parecía una noche tranquila de verano en Uagadugú, en la que turistas y vecinos de esta capital del Sahel disfrutaban de los placeres de la vida en cafés y restaurantes se vio drásticamente truncada cuando un comando yihadista compuesto por al menos tres miembros irrumpió en la zona.

En torno a las nueve de la noche, los miembros del comando yihadista dispararon a toda persona que encontraron en el restaurante Estambul y una vez llegadas las fuerzas de seguridad burkinesas entablaron combate con las mismas durante horas hasta que fueron reducidos al amanecer el día. De momento, ningún grupo yihadista ha reivindicado el ataque pero el modus operandi del mismo hace suponer que JNIM estaría detrás del mismo al seguir los mismos pasos de ataques previos organizados por el grupo Al Morabitum, dirigido por Mokthar Belmokthar, ahora integrado en el primero.

La antaño pacifica Burkina Faso, tras la deposición del régimen de Blaise Compaoré, está cayendo lentamente en la misma espiral de violencia que desde hace años sufren su vecinas Mali, Níger o Nigeria, sumidas en conflictos étnicos, religiosos y tribales. El papel que durante años ejerció Compaoré de correo entre los diferentes grupos yihadistas de la zona y los gobiernos vecinos y occidentales a la hora de negociar la liberación de rehenes supuso un freno para la actuación de grupos extremistas en Burkina Faso.

Una vez instaurada la democracia en el país, las fuerzas de seguridad se han visto incapaces de ejercer su autoridad en todo el territorio nacional y el yihadismo se ha hecho presente en las regiones fronterizas con Mali y Níger.

Así pues, Burkina está viendo como la zona turística de su capital es golpeada en diversas ocasiones por comandos yihadistas, causando un alto número de bajas de nacionales, pero también de turistas y personal laboral extranjero, siendo estos dos últimos el objetivo principal de los ataques.

Además, sus bosques están sirviendo de santuario para los grupos yihadistas que actúan en Mali englobados en JNIM y un grupo yihadista propio de Burkina llamado Ansarul Islam que actualmente está en horas tras la extraña sustitución de su líder en fechas recientes.

Por si esto fuera poco, miembros de la disuelta Guardia Presidencial de Compaoré también actúan ejercen la violencia en diferentes zonas del país, siendo alguna vez detectados en ataques a infraestructuras en coordinación con los grupos yihadistas citados tanto en Burkina como en territorios fronterizos de Mali.

De confirmarse la autoría de JNIM en el ataque de anoche en Uagadugú, estaríamos ante el primer gran ataque de este año a intereses turísticos de países del Sahel, sector bastante castigado por los ataques de años anteriores en unos países que no pueden permitir perder ninguna fuente de ingresos y empleos.

Secciones
#OrainOpinión

Relacionado con